Utilización de barbijos en las escuelas

0
Maria Jose Perez Biasco
Últimas entradas de Maria Jose Perez Biasco (ver todo)

Cuando se decide implementar una práctica médica (ya sea preventiva, para diagnóstico o tratamiento) se deben evaluar y considerar los beneficios que aportaría y los riesgos o efectos adversos que puedan generar. 

Es de este equilibrio que se puede definir si es conveniente o no continuar o iniciar una medida o práctica. 

Vamos a hablar sobre los barbijos, más precisamente del uso en los establecimientos escolares. 

La utilización de mascarillas faciales en niños y niñas se sugirió con la búsqueda de evitar la transmisión del virus SarsCov2, pero ¿es realmente así? ¿El uso ha disminuido el contagio? ¿Hay estudios de su efectividad en pediatría y con este nuevo virus? 

Y en cuanto a los efectos no deseados de su implementación: trastornos del aprendizaje, emocionales y de socialización, ¿Es mayor el beneficio que los daños que pueden generar a mediano y largo plazo? 

Partiendo de estas interrogantes es que he dirigido una búsqueda de trabajos científicos. 

● ¿En qué evidencia se basó la implementación de barbijos en niños y niñas? 

Se tomó como referencia un trabajo presentado a la revista Lancet por médicos chinos que concluía que había descendido el número de consultas a las guardias pediátricas a partir del uso del barbijo. Es importante saber que ese trabajo se basó en patógenos diferentes al SarsCov2, que los estudios en ámbito hospitalario fueron los predominantes y que hubo sesgo de selección en los resultados publicados en dicha investigación.

En Suecia (que no implementó el uso del barbijo) también descendió el número de consultas a las guardias pediátricas por patología respiratoria.1-2 

Las máscaras que serían adecuadas en cuanto a protección N95 generan fuga en el rostro de los niños por no poder ajustarlas adecuadamente1. Los niños en su mayoría utilizan barbijos caseros que no otorgan protección adecuada. 

Una revisión de Cochrane que incluyó ensayos controlados y randomizados y grupos de ensayos (67 en total) que evaluaron las intervenciones físicas para prevenir la transmisión de virus respiratorios concluyó en que no hay evidencia de protección en la transmisión de virus respiratorios ( los estudios se basaron en máscaras médicas/quirúrgicas)3,ninguno se realizó durante la pandemia por SarsCov2, los estudios se realizaron en contextos muy heterogénos y también con sesgos. 

● ¿Cuáles son los efectos indeseados del uso de barbijos en niños y niñas? 

Desde las asociaciones de logopedas y de pediatras se había alertado de la posible repercusión negativa del uso de la mascarilla en el aprendizaje, en las relaciones y en la socialización de los niños1-4-5-6-8. La primera infancia es un período crítico en el desarrollo de la comprensión y procesamiento emocional y mucho de esto se adquiere mediante las expresiones faciales. El uso de mascarillas impacta en estas funciones en todas las edades pero particularmente en niños pequeños y más aún en aquellos que tienen trastornos sensoriales y / o cognitivos.6 

Los estudios que han buscado descartar daños secundarios al aumento del dióxido de carbono y si eso puede afectar la salud, sólo midieron los cambios estimulando el uso del barbijo, en reposo y luego ejercicio, durante 3 minutos7, cuando en la mayoría de establecimientos escolares la estadía es como mínimo de 3 horas. 

El ejercicio físico y los problemas respiratorios preexistentes pueden causar hipoxemia e hipercapnia.

Las conclusiones finalizan con que se necesitan más estudios para evaluar el impacto en los problemas respiratorios que se podrían generar en niños y adultos.7 

Situación epidemiológica. Afección del grupo etario escolar

Durante los dos primeros años de la pandemia se ha podido documentar y confirmar la singularidad de los niños como grupo poblacional poco vulnerable a la enfermedad grave y con una infectividad hacia los demás diferente. Ahora tenemos mayor certeza de que probablemente es mucho menor que la que se produce en los adultos. Aunque el número total de infecciones en la edad pediátrica ha sido muy notable y este grupo ha liderado en los últimos meses las tasas de incidencia de todos los grupos de edad gracias a un enorme esfuerzo diagnóstico, la trascendencia clínica de estas infecciones ha sido mínima, con una mayoría de nuevas infecciones asintomáticas y con sintomatología leve en aquellos niños que sí desarrollaban síntomas, sólo una mínima proporción requerirá hospitalización a causa del COVID-19 y no por un aumento de la virulencia de los casos detectados en pediatría. Así pues, Ómicron no ha supuesto ningún cambio en el patrón de hospitalizaciones, ni en las características clínicas de los niños infectados.4 

En base a esto, varias sociedades pediátricas han planteado la necesidad de realizar una serie de medidas de desescalonamiento en cuanto a las medidas de prevención en escuelas. 

La Asociación de Pediatría Española estudió el impacto del uso de barbijos en escuelas y no evidenció que su uso otorgara protección frente a los contagios. 

En resumen: 

No se ha evidenciado la utilidad de los barbijos en evitar la trasmisión de virus respiratorios. Estudios realizados en España en establecimientos escolares comprobaron que la utilización de barbijos no otorga protección en la transmisión del virus SarsCov2. 

Se han documentado efectos indeseados: trastornos del aprendizaje, emocional y de socialización. No hay evidencia que desestime el daño generado por hipoxia/hipercapnia. 

Contemplando que en esta etapa la transmisión comunitaria se extenderá y que el aumento de casos no ha conllevado a mayor gravedad o número de internaciones, se podría intentar un plan de desescalonamiento de las medidas físicas en el ámbito escolar, progresivo, para evaluar el impacto al retirar el uso de las mascarillas por edades (de menor a mayor), reforzando el lavado de manos (medida que sí ha comprobado disminuir la tasa de contagio), el uso de utensilios personales y la ventilación adecuada de las aulas. 


BIBLIOGRAFÍA 

1. Ludvigsson JF. Little evidence for facemask use in children against COVID-19. Acta Paediatr. 2021 Mar;110(3):742-743. doi: 10.1111/apa.15729. Epub 2021 Jan 3. PMID: 33393117. 

2. Xu X. Children wearing facemasks during the COVID-19 pandemic has reduced pressure on paediatric respiratory departments. Acta Paediatrica (Oslo, Norway : 1992). 2021 Mar;110(3):750. DOI: 10.1111/apa.15639. PMID: 33107095. 

3. Jeerson T, Del Mar CB, Dooley L, Ferroni E, Al-Ansary LA, Bawazeer GA, van Driel ML, Jones MA, Thorning S, Beller EM, Clark J, Homann TC, Glasziou PP, Conly JM. Physical interventions to interrupt or reduce the spread of respiratory viruses. Cochrane Database of Systematic Reviews 2020, Issue 11. Art. No.: CD006207. DOI: 10.1002/14651858.CD006207.pub5.

4. POSICIONAMIENTO DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PEDIATRÍA – AEP CON RELACIÓN A LA RETIRADA PROGRESIVA DE MASCARILLAS EN LAS ESCUELAS 14 febrero de 2022 *Este documento actualiza los documentos previos publicados por la AEP sobre este tema, de fechas 8-05-2020, 15-05-2020, 12-06-2020, 31-08-2020 y 18-05-2021. 

5. DIFICULTADES DE APRENDIZAJE EN LA LECTOESCRITURA RELACIONADAS CON LA ANSIEDAD QUE PRODUCE EL USO DE LA MASCARILLA: ESTUDIO EN UN AULA DE EDUCACIÓN INFANTIL.MOREYBA FIERRO LÓPEZ. FACULTAD DE EDUCACIÓN DE PALENCIA UNIVERSIDAD DE VALLADOLID. Palencia, 15 de junio de 2021 

6. Gori M, Schiatti L and Amadeo MB (2021) Masking Emotions: Face Masks Impair How We Read Emotions. Front. Psychol. 12:669432. doi: 

10.3389/fpsyg.2021.669432 

7. Martin Eberhart,Stefan Orthaber, Reinhold Kerbl. The impact of face masks on children—A mini review. Acta Pediatrica. Received: 9 December 2020 | Revised: 28 January 2021 | Accepted: 28 January 2021 DOI: 10.1111/apa.15784 8. Estela Yadira Reyes-Reyes. Atención y Manejo del Niño con Covid-19 Care and Management of the Child with Covid-19 Cuidado e gestão da criança com Covid-19. Dom. Cien., ISSN: 2477-8818 Vol. 7, núm. 4, Diciembre Especial 2021, pp. 643-654.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here