Crespo.- En la tarde noche del miércoles 22 de septiembre, un grupo de vecinos se hizo presente en el predio donde levantan las últimas doce viviendas correspondiente al Programa Federal de Viviendas y Mejoramientos del Hábitat de Pueblos Originarios y Rurales iniciado en 2015. Estas viviendas forman parte del grupo de las 51, de las que oportunamente en 2018 se entregaron 15 y en 2019 otras 24.

De estas últimas a principio de semana se hizo entrega de dos casas terminadas a familias que fueron asignadas por la Unidad Ejecutora a través de una solicitud del Copnaf. Al enterarse de la situación, las diez familias adjudicatarias de este grupo habitacional; emprendieron un reclamo ante la primera vivienda ocupada.

“El reclamo es que nos entreguen nuestra casa; y siempre que vamos a hablar al municipio nos dan vuelta la cara. Se escapan por la otra puerta. No quieren atendernos. Y lo último que se había hablado era que supuestamente se iban a entregar todas las casas, y que ellos asignarían a algunas familias con necesidad las últimas casas que se entregarían”, indicaron a Paralelo 32 los vecinos presentes en el lugar.

“Ahora nos encontramos que entregaron la primer casa, y está asignada la segunda vivienda”, indicó Ariel, quien esa tarde decidió encadenarse al pilar de luz en reclamo a la pasividad de las autoridades municipales ante la necesidad que han planteado quienes desde el 2015 figuran en el listado de adjudicatarios del plan de viviendas.

Estas viviendas están asignadas “desde el primero de junio del 2015, nos citaron a los 51 adjudicatarios, entregaron las primeras quince, de las cuales cinco lo hicieron a dedo, y sortearon diez. En el segundo sorteo entregaron cuatro a dedo, y veinte sortearon. Resulta que ahora, fuimos en agosto de este año entre cuatro adjudicatarios a hablar con el intendente, quien no se encontraba, por lo que nos recibió Miguel Bernz, nos pasó con los integrantes de la comisión de viviendas que en ese momento estaban reunidos”, indicó Estela, una de las adjudicatarias que se sumó al reclamo; agregando que en ese momento, “quienes nos atendieron nos dijeron que desconocían el avance de obra, y que no se tenía en consideración entregarlas. Eso fue hace más de un mes; y hoy mientras realizaba una dirigencia, me entero que habían entregado dos de las viviendas, y es ahí que me comunico con el grupo de vecinos y es que tomamos esta decisión al no saber que más hacer para que nos atiendan o den una respuesta concreta”, indicó finalmente.

Ante la movida generada por los adjudicatarios que aún esperan se terminen y entreguen las diez casas restantes, en el lugar se hicieron presentes los concejales del Partido Justicialista; Solana Piedrabuena y Humberto Giménez.

Mientras se informaba sobre lo que exhibían los reclamantes, Piedrabuena indicó que “Sabíamos que las casas estaban por terminarse y de la necesidad de vivienda que tiene Crespo. Son varias familias que esperan hace años y hoy nos encontramos con esta situación de una vivienda que fue entregada y a nadie se le informó. Vamos a averiguar quién es la persona que fue adjudicada y si verdaderamente lo necesita”.

Una reunión para aclarar las cosas

El jueves 23, el Secretario de Gobierno y Ambiente, Omar Molteni, mantuvo a primera hora de la mañana una reunión con algunos de los vecinos que se sintieron agraviados ante la ocupación de dos de las casas, y a su vez excluidos de la posibilidad de acceder prontamente a su vivienda.

Tras el encuentro y en conferencia de prensa; Molteni explicó que “Este es un programa federal de pueblos originarios, cuyo convenio se firmó en octubre de 2015; y que se conforma por un consorcio de ciudades. Lo que genera cierto inconveniente, ya que al momento en que el Estado debe realizar los desembolsos de dinero para continuar con la obra, contempla primeramente que haya un cierto porcentaje de la obra ejecutada, la cual es una sumatoria de lo realizado en Crespo, Paraná, y las localidades que conforman este consorcio”; para dejar en claro cómo se financia la construcción y cuál es el tiempo de ejecución, indicó que “Tiene que producirse un avance en las construcciones de todo el consorcio de ciudades, para llegar al porcentaje que permita que se produzcan los desembolsos que finalmente permiten continuar con el objetivo de terminar la vivienda”.

Seguidamente y ante el malestar de estas diez familias, que acarrean siete años de espera, el funcionario sostuvo que “El municipio de Crespo no tiene injerencia alguna en lo que respecta a las construcciones y los tiempos de ejecución”. Sobre el caso puntual del reclamo por parte de los adjudicatarios, indicó que «entendemos que el malestar que había, es porque hubo dos casas que se ocuparon. Les explicamos que son dos casos muy especiales: un grupo familiar con un bebé que necesita una internación domiciliaria y por las condiciones en donde estaban viviendo, no se podía llevar a cabo; y otro caso que está judicializado, donde el COPNAF giró el pedido de vivienda y así lo dispuso la justicia, por una situación con un hijo».

Molteni destacó a continuación que «eran personas que integraban la lista original de este Programa Federal y que accedieron en reemplazo del cupo de quienes rechazaron la adjudicación, algunos por haber adquirido vivienda bajo otro sistema o por razones personal», y en tal sentido, garantizó: «Ninguno de los adjudicatarios se quedará sin su vivienda».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here