Piden que se capacite al personal docente sobre el uso del barbijo en niños con trastornos del espectro autista

0

La iniciativa es de la diputada Verónica Rubattino (Frente Creer-PJ) y figura como coautor su par Jorge Cáceres. Dispone solicitar al Consejo General de Educación que implemente medidas, establezca programas de formación, instrucción y capacitación de docentes y personal educativo; con el otorgamiento de los recursos necesarios, para la implementación adecuada del uso de barbijos y/o medidas de prevención teniendo como sujetos a niño/as, adolescentes y alumnos que presenten Trastorno del Espectro Autista (TEA)”.

Sugiere que se establezca la posibilidad del uso o no uso de barbijos y otras medidas, adoptando las mismas a las circunstancias que el espectro autista determina y considera “indispensable” que haya un intercambio permanente con los padres y familiares.

El proyecto de resolución, al que accedió esta Agencia, apunta a que no se produzcan hechos de discriminación en los casos en que se decida que el alumnado con TEA concurra sin barbijo y a que se aporten soluciones a situaciones relacionadas con la imposibilidad de que los alumnos en cuestión se adapten a su uso”.

En el proyecto se da cuenta del artículo 21 de la Constitución provincial, que establece que “el

Estado asegura a las personas con discapacidad y en su caso a sus familias: la igualdad real de oportunidades; la atención integral de la salud orientada a la prevención y rehabilitación; la extensión de los beneficios de la seguridad y previsión social del titular que los

tuviera a su cargo; el contralor de todo centro público o privado de asistencia y alojamiento; el desarrollo de un ambiente libre de barreras físicas; la gratuidad y accesibilidad al transporte público; el acceso a la educación en todos los niveles con la infraestructura necesaria”.

Además los establecimientos educativos deben trabajar también sobre otras cuestiones relacionadas con el uso de barbijos, tales como el aviso previo a la familia de tal requisito; además el trabajo en espacios terapéuticos dentro de las instituciones educativas y con los profesionales que a nivel particular o en centro de salud oficiales asisten al niño con TEA, a los efectos de su previsión y adaptación al uso mediante anticipaciones visuales; como también las posibilidades efectivas de descanso en la utilización del barbijo.

También se debe tener en cuenta la posibilidad del uso de telas especiales (por razones de sensibilidad) en su confección; como así también la búsqueda de alternativas al barbijo por el docente como por ejemplo la utilización de pantallas, a los fines de lo gesticular”.

En este marco, se cita a la psicóloga e investigadora Ángela Ulloa Solís, con 20 años de experiencia en infanto-juvenil, quien dice: “Uno de los temas que se está debatiendo es si usar pantallas para que los niños puedan ver los gestos que hace el profesional, pero el reto es lograr un equilibrio para no poner en riesgo la salud física sin perjudicar la salud mental”.

“Los niños con TEA y/o discapacidad intelectual pueden presentar dificultades para comunicarse o entender los mensajes. Se recomienda utilizar una comunicación verbal clara, con pocas palabras, concretas y recurrir al uso de objetos o imágenes como referencia de la actividad que se quiere comunicar. Para cualquier procedimiento como puede ser la colocación de barbijos o la realización de hisopados o extracciones de sangre es importante anticipar la conducta con imágenes previo a su realización”, sostuvo.

Consideró necesario que los organismos educativos trabajen y adopten medidas para la preparación de los Niños con TEA en caso de que se disponga el uso del barbijo.

Para ello es indispensable disponer las capacitaciones que resulten necesarias para prever, afrontar y solucionar los tipos de situaciones que se puedan presentar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here