La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, aseguró que «reservar máscaras faciales para los trabajadores de la salud» era «esencial» en momentos en que «los gobiernos nacionales revisan las pautas sobre su uso» y advirtió que «suministros limitados» de elementos de protección «pueden provocar una ola de infecciones prevenibles» entre médicos y enfermeros.

«En momentos en los que los gobiernos nacionales revisan las pautas sobre el uso de máscaras faciales, una cosa no cambia: es esencial que reservemos equipos de protección de grado profesional, y especialmente máscaras faciales, para los trabajadores de salud que más los necesitan», dijo Etienne durante la primera conferencia de prensa semanal brindada por la OPS sobre COVID 19 exclusivamente por medios virtuales.

En el Día Mundial de la Salud, esta médica dominiquesa experta en gestión sanitaria argumentó que «la escasez del equipo de protección más básico deja a los médicos, enfermeras y otros trabajadores de primera línea peligrosamente vulnerables» cuando atienden a personas con COVID-19.

«Los suministros limitados de guantes, máscaras médicas, respiradores, gafas y batas pueden provocar una ola de infecciones prevenibles entre los trabajadores de la salud y pueden amenazar nuestra capacidad para hacer frente a la pandemia», agregó.

Y, alertó que «cuando un trabajador de la salud se enferma», el impacto no es sólo individual sino que «también afecta la capacidad de nuestros servicios de salud para hacer frente y responder bajo presión»

«Una pandemia como COVID-19 abrumaría a cualquier sistema de salud, pero su impacto en los que no tienen suficientes trabajadores de salud será devastador», dijo.

«Nuestros trabajadores de la salud merecen nuestro reconocimiento; pero sobre todo, merecen poder protegerse mientras hacen su trabajo», agregó.

La también directora regional de la OMS para las Américas exhortó a los países del grupo a «trabajar juntos para garantizar que las cadenas de suministro» y a extremar «la solidaridad y la coordinación» entre sí porque «ahora no es el momento de acumular y acumular».

«Es un momento para aliviar las restricciones a la exportación, y adoptar regulaciones flexibles que permitan el acceso a los lugares más afectados», dijo.

Además, convocó a empresas y gobiernos a buscar juntos «soluciones innovadoras para impulsar la producción y reutilizar la capacidad industrial para expandir los suministros».

La funcionaria informó que hasta hoy había 384.435 los casos confirmados de COVID-19 en la región de las Américas, de los cuales 11.270 terminaron en muerte.

«En solo siete días, hemos visto cómo se han duplicado los casos y muertes en nuestra región: la pandemia se está acelerando rápidamente e insto a los gobiernos a prepararse y a responder con la misma velocidad», dijo. Etienne ratificó que «la situación empeorará, antes de mejorar».

A su turno, el subdirector de la OPS, Jarbas Barbosa pidió «verificar si esa recomendación es factible» cuando se recomienda a la población el uso masivo de máscaras quirúrgicas o barbijos para disminuir la propagación del virus.

«Las máscaras quirúrgicas se deben dejar para los profesionales de salud, y cuando se hace una recomendación a la población, se debe revisar primero si hay evidencia científica que apoye esta recomendación; y segundo, es importante verificar si esa recomendación es factible para la aplicación de la población», dijo.

Además, el médico brasileño recordó que deben usar barbijos «las personas que están con síntomas» y «las personas que están apoyando a personas enfermas».

«Hay muchos países que están recomendando el uso de máscaras de fabricación casera, pero todavía no hay evidencia sobre si esto va a tener impacto importante en la transmisión del virus», dijo.

En todo caso, «hay que decirles a las personas que esa no es una vara mágica» para protegerse del coronavirus, y que deben seguir adoptando «todos los otros cuidados».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here