El progreso que se había logrado en la lucha mundial contra la pobreza está en peligro de revertirse debido a la pandemia del coronavirus, indicó el jueves el Banco Mundial.

La pandemia ha dejado a millones de personas alrededor del mundo sin empleos y como resultado, las estadísticas mundiales de pobreza aumentarán por primera vez desde 1988.

El Banco Mundial afirma que los países en desarrollo serán los más impactados, particularmente en la franja sub-sahariana de África, donde se han dado la mitad de las pérdidas de empleos en ese continente. Por otra parte, agregó que la depresión económica en Asia del Sur muy probablemente será la peor de la región en unos 40 años.

Naciones Unidas estiman que 8 por ciento de la población mundial, unos 500 millones de personas, caerá en una situación de pobreza a finales de este año.

La organización internacional añadió que posiblemente se necesitarán unos 90.000 millones de dólares para dar ayuda humanitaria que auxilie a las poblaciones en mayor riesgo. La cifra requerida es superior a lo que se ha recaudado hasta ahora.

EE.UU deja que restricciones lleguen a vencimiento

En Estados Unidos, la administración Trump no planifica extender las pautas federales de distanciamiento social que se vencían este jueves, enfocándose en sus esfuerzos por trabajar con los estados en los planes de reactivación de la economía.

La decisión de la administración se produce mientras Estados Unidos sigue al frente en el número de contagios confirmados y fallecimientos en el mundo.

Cerca de una tercera parte de todos los casos en el mundo, han sido registrados en Estados Unidos, con más de un millón. Unas 61.500 personas han fallecido por COVID-19 en Estados Unidos, más del doble de las fatalidades reportadas en Italia, que ocupa el segundo lugar en muertes.

Los gobernadores estatales están decidiendo de forma individual cuándo y a qué ritmo relajarán las restricciones en negocios no esenciales y reuniones masivas, así como las órdenes de confinamiento.

Trump dijo el miércoles que las pautas federales adoptadas a mediados de marzo irán disipándose, mientras su administración consulta con los gobernadores sobre sus planes.

Funcionarios de la salud han advertido sobre el peligro de avanzar demasiado rápido hacia la normalidad, diciendo que eso podría arriesgar nuevos brotes de infecciones.

Muchos estados han empezado a permitirle a más negocios operar con reglas de distanciamiento social, tales como espacios entre las mesas de restaurantes, mientras otros han anunciado que empezarán a relajar las reglas en las próximas semanas.

Otras naciones consideran relajar restricciones

Discusiones sobre el relajamiento de las restricciones están ocurriendo en muchos otros países, incluyendo en Japón, donde el primer ministro Shinzo Abe dijo el jueves que su gobierno está consultando con expertos sobre si prorrogar el estado de emergencia que se vence la próxima semana.

Japón tiene unos 14.000 casos confirmados, y Abe dijo que la situación continúa siendo “severa”.

Alemania anunció el jueves planes para reactivar su economía. El país reabrirá iglesias, parques y museos el lunes, luego que los pequeños negocios reabrieran esta semana.

La canciller alemana Angela Merkel, advirtió sin embargo, que un resurgimiento del coronavirus podría ocurrir si la gente se olvida de respetar el distanciamiento social.

«Debemos trabajar para asegurar que reduzcamos aún más el número de nuevas infecciones”, dijo Merkel. “Si la curva de infecciones se vuelve inclinada nuevamente, necesitamos un sistema de alerta para detectarlo y poder actuar”.

Finlandia anunció los estudiantes regresarán a sus aulas el 14 de mayo. Regresarán a escuelas con nuevas reglas que incluyen tener a menos estudiantes por salón y evitar las aglomeraciones en áreas comunes.

Algunos no han visto lo peor

Mientras algunos países se enfocan en salir de lo peor de la pandemia del coronavirus, existe preocupación en sitios donde comienzan a ver los peores efectos, especialmente aquellos que ya eran golpeados por conflictos.

El jefe humanitario de Naciones Unidas, Mark Lowcock, dijo al Consejo de Seguridad que hay 44 casos confirmados y cuatro muertos en Siria, un país, -adviritó-, del que no se puede esperar “que pueda afrontar una crisis que está poniendo en apuros incluso a las naciones más ricas”.

En Yemen, funcionarios de la salud reportaron las primeras dos muertes del país, así como un foco de nuevos casos en la sureña ciudad portuaria de Aden, que ha sido escenario de cruentos combates en la guerra que ya lleva cinco años.

El número de casos de coronavirus en el mundo estaba en 3,2 millones en jueves, con más de 230.000 muertes, según las estadísticas de la Universidad Johns Hopkins.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here