© Carlos Rosillo

Más de un 57% de los hospitalizados por Covid-19 desarrollaron algún síntoma neurológico y estos supusieron la causa principal de muerte en el 4% de las víctimas. Así se desprende de los datos obtenidos por el registro español ALBACOVID, publicado por la revista Neurology, según informa la Sociedad Española de Neurología (SEN). Este registro se hizo en marzo entre todos los hospitalizados por Covid-19 en la provincia de Albacete y es el más extenso que se ha publicado hasta ahora a escala internacional, con más de 800 pacientes. Los datos reflejan mayor afectación neurológica que en otros estudios internacionales, como por ejemplo un estudio hecho en China que indica que los síntomas neurológicos estaban presentes en el 36% de los pacientes con Covid.

El presidente de la SEN, José Miguel Lainez, ha afirmado que del registro ALBACOVID se desprende que las manifestaciones neurológicas son más comunes de lo que se pensaba en pacientes hospitalizados con Covid-19. Lainez considera que los datos aportados por este estudio, con más de 800 pacientes, les hacen pensar que son «los más aproximados» y ajustados a la población.

Vigilancia neurológica

Ante estas conclusiones, ha recomendado que los sanitarios «mantengan una estrecha vigilancia neurológica sobre los pacientes afectados por SARS-CoV-2 para reconocer de forma precoz posibles complicaciones del sistema nervioso».

Paralelamente, la SEN está realizando el Registro Covid-19, con las aportaciones voluntarias de neurólogos que detectan síntomas neurológicos en pacientes con coronavirus. Aunque todavía está en elaboración, de los datos se desprende que las manifestaciones más frecuentes recogidas son síndrome confusional o encefalopatía de leve a moderada, ictus, anosmia/hiposmia, cefaleas y epilepsia. También se han atendido otros casos, a pesar de que menos frecuentes, de encefalopatía grave o coma, encefalitis, polirradiculoneuropatías, trastornos del movimiento, parálisis facial o parálisis de nervios oculomotores.

Lainez ha explicado que hay algunos síntomas inespecíficos como el dolor de cabeza o los mareos que pueden estar asociados directamente a la infección por el virus, pero en cambio hay otras complicaciones neurológicas, las más graves, que se producen como consecuencia de la hiperactivación del sistema inmune. «La conocida como tormenta de citoquinas, motivo por el cual también se pueden esperar complicaciones autoinmunes por la respuesta inmunológica, más que por el propio virus», afirma.

Según el registro ALBACOVID, en el 2,5% de los casos de pacientes con síntomas neurológicos fueron estos síntomas los que les hicieron ir a urgencias. Entre los denominados síntomas inespecíficos, mialgias (17,2%), dolor de cabeza (14,1%) y mareos o inestabilidad (6,1%) estuvieron presentes principalmente en las primeras etapas de la infección. Por otra parte, la anosmia o pérdida del olfato (4,9%) y la alteración del gusto (6,2%) también estuvieron presentes en las primeras etapas, fueron más frecuentes en casos menos graves y en un 60% de los casos fueron la primera manifestación clínica.

Además, casi un 20% de los hospitalizados sufrieron algún trastorno de conciencia (19,6%), aunque principalmente este síntoma apareció en pacientes de edad avanzada y con Covid-19 grave o avanzada. También se registraron otros síntomas graves y más específicos desde el ámbito neurológico como miopatías (3,1%), disautonomia (2,5%), enfermedad cerebrovascular (1,7%), convulsiones (0,7%) y trastornos del movimiento (0,7%).

También se ha registrado algún caso de encefalitis, síndrome de Guillain-Barré y de neuritis óptica, a pesar de que menos frecuentes. Además, un 20% de los pacientes desarrolló síntomas neuropsiquiátricos como el insomnio, la ansiedad, la depresión y la psicosis.

Uno de los principales responsables del registro, el doctor Tomás Segura, añade que se ha constatado que la obesidad es un factor de riesgo de gravedad por encima del resto, «posiblemente porque el paciente con obesidad tiene menos capacidad de ventilación y, por otra parte, una mayor facilidad para responder con una respuesta inmunitaria excesiva».

Alteración del gusto y del olfato

La SEN ha analizado también un estudio publicado en la revista Frontiers in Public Health sobre la afectación del gusto y del olfato en 909 pacientes de Madrid. El 54% de estos pacientes no presentó congestión nasal ni moco.

Otro estudio con una muestra de 112 sanitarios españoles infectados y que tuvieron dolor de cabeza durante la enfermedad indica que más del 73% de los que desarrollaron este síntoma no tenía antecedentes previos de dolor de cabeza. Los episodios de dolor de cabeza aparecen en torno al tercer día desde el inicio de los síntomas, empeoran con la actividad física o los movimientos de la cabeza y son más agudos en aquellas personas con antecedentes previos de migraña.

Por último, un estudio hecho también en Albacete en 50 días y en relación a 1.683 ingresos publicado en la revista Brain destaca que un 1,4% de los pacientes ingresados desarrollaron una enfermedad cerebrovascular. En el 74% de los casos fueron ictus isquémicos y en el 22% ictus hemorrágicos.

Tener antecedentes de ictus aumenta hasta tres veces el riesgo de morir por Covid-19, según una revisión publicada en Neurology, y los ictus isquémicos asociados a la Covid-19 son más graves, comportan mayor discapacidad y una mayor mortalidad que los que no están asociados al virus según sugiere una investigación internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here