Los mitos que rodean la lactancia materna

0

Alrededor de la lactancia humana rondan muchos mitos. Tal fue el tópico que se desarrolló en el Centro Integrador Comunitario de Victoria (CIC) con el acompañamiento de Alejandra, voluntaria de la Liga de la Leche (Argentina).

En este contexto, la voluntaria habló con Paralelo 32 para ahondar sobre el tema. En el diálogo, se refirió a los beneficios, las etapas y muchos datos importantes relacionados a la lactancia.

—¿Qué es Liga de La Leche?

—Es una organización de voluntarias. Está presente en más de 80 países, actualmente estamos llegando a 5.000 voluntarias en el mundo, que hacemos esto: acercar información actualizada y dar apoyo a las personas que quieran amamantar. Creemos que el apoyo y la información en lactancia a las personas que desean amamantar hacen la diferencia. Actualmente en Argentina somos 65 voluntarias en todo el país, todavía no tenemos voluntarias en Entre Ríos. Ofrecemos grupos de apoyo presenciales y virtuales, apoyo telefónico y por redes. Las voluntarias estamos permanentemente actualizándonos para poder brindar la mejor información en lactancia.

—¿Cuáles son los beneficios de la lactancia materna tanto para el bebé como para la madre?

—Los beneficios de la lactancia son innumerables, ¿tenés tiempo? [risas]. Sería como pensar qué beneficios tiene tener sangre. La lactancia humana es el primer alimento del ser humano o debería serlo, comparte maravillosamente ADN puro en cada gota, llena de células madres que permiten el óptimo desarrollo del ser humano. Quizá una pregunta interesante podría ser ¿Qué riesgo tiene no amamantar? Dejar de ver la lactancia por sus bondades como un producto que necesita ser promocionado y ver los riesgos que implica no brindar condiciones óptimas para que los bebés sean amamantados, y con esto no me refiero a las familias, sino a la red de contención necesaria para que una familia pueda tomar la decisión de amamantar en tranquilidad. Condiciones como: Información actualizada y sólida por parte de los profesionales de la salud; licencias de maternidad con tiempos acordes a la lactancia materna exclusiva propuesta actualmente de 6 meses, que el Estado en todos sus ámbitos sostenga políticas públicas con perspectiva de género para poder apoyar y fomentar la lactancia humana; que el Estado controle la publicidad de la industria de sucedáneos para que las familias no se vean expuestas a marketing engañoso. Pero, volviendo a la pregunta, no amamantar aumenta el riesgo de diferentes enfermedades en la vida adulta y en la niñez. Sabemos que salvaríamos la vida de más de un millón trescientos mil niños si los Estados invirtieran en políticas de protección y apoyo a la lactancia.

—¿Decís que la publicidad afecta a la hora de tomar la decisión de amamantar?

—Sí, y la industria de los sucedáneos (fórmulas lácteas para bebés, chupetes, tetinas, biberones, alimentos para infancias de menos de 3 años) lo sabe muy bien… Todos nos vemos afectados por la publicidad y, en este periodo de tanta vulnerabilidad cuando amamantamos, estamos sensibles y expuestos a esto en mayor medida. La industria, además, no sólo envía mensajes que menoscaban nuestra emocionalidad de sentirnos capaces de amamantar, sino que también con publicidad engañosa prometen espejitos de colores, sin pruebas científicas que avalen (sustancias inventadas para mejorar la inteligencia o el sueño, por ejemplo). Y peor aún, trabajan con los profesionales de la salud sosteniendo un sistema de creencias con respecto a la lactancia que permite que hoy por hoy, por ejemplo, profesionales de la salud digan cosas como: “Amamanta sólo cada tres horas para que se te llenen los pechos”. Es triste, pero hoy los mayores boicoteadores de la lactancia son el Estado (en sus diferentes niveles, por acción u omisión) y el sistema de salud (por ignorancia o complicidad con la industria).

—Cuáles son los principales mitos que la rodean?

—Algunos de ellos son: que no producimos suficiente leche o de la calidad necesaria para amamantar; que necesitamos más agua para tener más leche; que los enojos pasan a la leche y por ende al bebé; que necesitamos tomar tal o cual cosa para tener más leche; que los pechos son chiquitos o demasiado grandes para tener leche; que un bebé grande no se va a saciar con lo que produce la persona.

—¿Y las etapas de la lactancia?

—Tenemos una etapa pre nacimiento, donde las glándulas mamarias se desarrollan en la gestación para estar listas para amamantar; una etapa inicial donde el bebé recibe calostro que es el alimento transicional entre la placenta y la leche, es vital que el bebé reciba este calostro, que es poco, que es difícil de sacar para el bebé, pero es suficiente, tener el bebé al pecho todo lo que pueda en esos primeros días es lo que nos hace pasar exitosamente a la siguiente etapa. La etapa de la leche de transición que será desde que el calostro comienza a ser más fluido hasta más o menos el mes y medio donde tendremos recién ahí leche madura y que, en este mes y medio, vamos a establecer la lactancia, es un periodo super importante de amamantar a oferta y demanda, sin horarios, sin relojes, ofreciendo, ofreciendo, ofreciendo, porque este es el mecanismo bajo el cual se produce la leche, con la succión del bebé. Entonces, llega la etapa de leche madura que, a su vez, tendrá diferentes etapas y que durará hasta que bebé inicie su alimentación con otros alimentos, donde muy paulatinamente nos iremos al destete. Y esta etapa final de destete que puede durar años, sí: años… el destete es un proceso, no un hito.

—¿Cómo debe ser la alimentación de la madre y cuáles son sus necesidades?

—Lo más saludable posible, sin restricciones alimentarias de ningún tipo salvo que bebé presente algún sintoma de malestar. Las personas que amamantan necesitan amamantar y atender sus necesidades básicas, descanso, alimentos, higiene, todo lo demás lo puede hacer su persona de apoyo y su red… descanso al lado del bebé al mismo tiempo que el bebé, alimentos: no solo que pueda hacer las cuatro comidas sino que idealmente los tenga a la mano (que otra persona piense y se pueda ocupar de esto), el puerperio no es color de rosa, nos invaden las emociones, los cambios son muchos, nos encontramos con un bebé al que hay que cuidar 24hs sobre todo cuando tenemos un bebé por primera vez, pero si ya es nuestro segundo bebé entonces estaremos el doble de agobiadas sin apoyo.

—¿Cómo se puede llevar adelante el amamantar y trabajar?

—Con apoyo del empleador, con organización, con planificación, con apoyo de nuestra red de soporte. Amamantar y trabajar conlleva tomar decisiones acerca de quien cuida a nuestro bebé mientras estoy trabajando afuera o dentro de mi hogar, cómo conservo la leche humana, como se descongela y calienta para darle al bebé, cómo se realizan las extracciones diarias para no perder producción y tener leche para el otro día, en qué le doy al bebé para no perder la capacidad de succión. Muchas decisiones, es bueno tomarnos un mes antes de volver al trabajo para ir construyendo estos caminos.

—¿Por qué suceden las huelgas de lactancia?

—Huelgas/crisis también solemos encontrar, en verdad son periodos de ajustes de producción donde bebé propone disrupciones en su forma de amamantar y construye solo y sin ninguna estrategia extra por parte de quien amamanta, una producción de leche suficiente para la siguiente etapa. En tal caso también podríamos decir que son ajustes anticipatorios de producción, y en verdad quien amamanta no hace nada diferente a lo que normalmente se podría hacer para amamantar: amamantar frecuente, ofrecer, ofrecer, ofrecer, consolar. El bebé está haciendo lo que tiene que hacer para continuar amamantando, de manera interesante propongo intentar la dura tarea de no cuestionar a nuestro bebé… ¿será hambre? ¿otra vez quiere la teta? Porque no lo sabemos, porque amamantar es mucho más que transmitir un alimento producido por nuestro cuerpo al cuerpo del bebé. Pasan muchas cosas en el acto de amamantar, estimulamos visión, tacto, el bebé se siente seguro, querido, tocado, mirado, alimentado también… La seguridad, los mimos, la estimulación, no podemos medirlas en ml. y siempre que estamos amamantando hacemos todo eso junto.

—¿Cuál es el rol de la persona de apoyo en tiempos de lactancia?

—Cuidar que la persona que amamanta pueda hacerlo en tranquilidad, que no necesite estar preocupada por los hijos más grandes, limpieza, las compras, la ropa, la casa, la comida. La persona de apoyo puede bañar, cambiar, consolar, pasear y hacer dormir al bebé, mientras que la persona que amamanta solo puede amamantar ella. Amamantar lleva un gasto calórico diario como dos horas de gimnasio… de lunes a domingo… con noches intensas, con días intensos también.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here