Hay más de 5,8 millones de infecciones de COVID-19 en todo el mundo. En algunos países están comenzando a aflojar las restricciones implementadas para detener la propagación de la devastadora enfermedad, mientras que el número de casos se está disparando en otros lugares.

Las Américas son el nuevo epicentro del brote. Estados Unidos tiene más de 1,7 millones de infecciones por coronavirus, seguido de Brasil con más de 438.000 casos.

Países en desarrollo

El jefe de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, advirtió que la pandemia podría causar «devastación y sufrimiento inimaginables en todo el mundo», con hambrunas y un desempleo masivo, a menos que los gobiernos comiencen a tomar medidas preventivas ahora.

«Los países desarrollados han anunciado sus propios paquetes de ayuda, porque pueden», dijo Guterres en una cumbre virtual con casi 50 líderes mundiales. «Pero aún no hemos visto suficiente solidaridad con los países en desarrollo para proporcionarles el apoyo masivo y urgente que necesitan».

El primer ministro de Fiji, Voreqe Bainimarama, sugirió que el precio de una recuperación global posterior al coronavirus para los países más pobres sería una ganga.

Bainimarama dijo que las naciones ricas ya han dedicado 8 billones de dólares para su propio regreso. «Incluso si el equivalente a la mitad del 1% de esto se dedicara a todos los pequeños estados insulares en desarrollo del mundo, nos proporcionaría el apoyo vital que necesitamos».

Diabéticos y COVID-19

Un estudio francés descubrió que uno de cada 10 diabéticos que contrajeron coronavirus murió a la semana de haber sido ingresados ​​en los hospitales. La mayoría de los 1.317 pacientes en el estudio publicado en Diabetología, la revista de la Asociación Europea de Diabetes, tenían diabetes tipo 2.

Pacientes con cáncer

Los expertos en oncología que celebraron una conferencia en línea este fin de semana dijeron que planean discutir un nuevo estudio que dice que COVID-19 es especialmente peligroso para pacientes anteriores y actuales con cáncer.

El estudio en la revista Lancet examinó a más de 900 pacientes con ambas enfermedades en Gran Bretaña, Canadá, España y Estados Unidos. Los investigadores encontraron que los pacientes con cáncer tenían más probabilidades de morir dentro de un mes que los pacientes con COVID-19 que nunca tuvieron cáncer.

Uno de los autores del estudio, el Dr. Jeremy Warner de la Universidad de Vanderbilt, dijo que esta es la razón por la cual muchos hospitales están instando a los pacientes con cáncer a retrasar o modificar la atención al mantenerse alejados de las instalaciones donde hay muchos pacientes con coronavirus.

«Si no tienen COVID-19, quieren hacer todo lo posible para evitar tenerlo», dijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here