Los productores apícolas de Colonia Oficial N°3 y 14 tendrán pronto su propia sala de extracción de miel. Tres años después de su inicio, la construcción de la sala ingresó en la etapa final y se prevé que esté lista para la próxima temporada de cosecha de miel, que comienza en noviembre. La instalación cambiará la forma de trabajar de los productores de la zona, ya que será la única habilitada en el norte del departamento La Paz y permitirá una mejora en la etapa final de la producción y en el valor que reciben los apicultores por la venta de la miel. La inversión total del proyecto supera los dos millones de pesos, entre la obra civil y las maquinarias, y es el resultado del trabajo mancomunado de productores locales y distintos actores públicos y privados, que fue coordinado en el marco de la Red 127 y 12.

El último hito de la obra fue la instalación de un separador de miel y cera el pasado jueves 17 de agosto. La inversión en el equipo, por un valor de 240.000 pesos, fue realizada por el programa Fortalecimiento Interinstitucional para el desarrollo de las capacidades sociales, económicas, tecnológicas y políticas en el Centro Norte Entrerriano, que administra La Agrícola Regional y es ejecutado por el Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER), en el marco de la Red 127 y 12, de la que también forman parte otras entidades, como la Bolsa de Cereales de Entre Ríos y la Asociación de Economía de Comunión. Con este avance, la sala quedó completada en un 90% y solo están pendientes los detalles de las terminaciones.

La inauguración de la sala significará una mejora productiva para los apicultores de la zona que actualmente extraen la miel en sus domicilios en forma manual y la venden a acopiadores de Paraná o Concordia a menor precio que el del mercado. Por la falta de una sala de extracción habilitada, los productores venden la miel sin el número de sala marcado en los tambores. El acopiador agrega a los tambores el número de su sala y paga, por ejecutar esta etapa, un menor precio por el kilo de miel que compra a los apicultores.

La sala será administrada en conjunto por nueve productores de la zona, pero no será de uso exclusivo y estará disponible para otros apicultores del norte del departamento La Paz. Por el uso de la sala, los productores pagarán un 10% del volumen de miel separada. El 8% será destinado a cubrir el costo de funcionamiento y el 2%, a fomentar la actividad y promover la incorporación de nuevos productores apícolas. Un encargado coordinará con los productores los turnos de cosecha en la sala de extracción, que generará dos puestos de trabajo directos, que serán ocupados por jóvenes de la zona dedicados a la extracción de miel.

El proyecto se complementa con capacitaciones dictadas por la Escuela de Formación Apícola, una iniciativa cogestionada por la Red 127 y 12 y la Cooperativa Apícola del Paraná. La escuela brinda cursos sobre el manejo de la sala de extracción, sanidad, cooperativismo, buenas prácticas y comercialización, entre otros. La Coordinadora de Apicultura, que depende de la Secretaria de Agricultura y Ganadería de Entre Ríos, brinda, además, asesoramiento a los productores sobre sanidad y genética, así como sobre cuestiones específicas para la habilitación de la sala. El programa también contempla la organización de una asociación o cooperativa formal para que los apicultores compren insumos y comercialicen la miel en forma conjunta.

La sala comenzó a gestarse en 2013 y las obras se iniciaron en 2017. El proyecto es el resultado del trabajo articulado de un conjunto de instituciones y organismos comprometidos con el desarrollo territorial del norte de Entre Ríos. Un actor central en la concreción del proyecto fue la Mesa de Gestión Local La Paz-San Gustavo, creada en el marco de la Red 127 y 12, que está conformada por instituciones gubernamentales y organizaciones de productores, artesanos y feriantes de la zona, como la Cooperativa Agropecuaria La Paz, CEPAL, APER, la Asociación de Artesanos y la Asociación de Feriantes de San Gustavo. La Municipalidad de La Paz cedió el terreno donde se instaló la sala y la de San Gustavo aportó personal para la ejecución de la obra. Ambos municipios y la empresa DIMACO donaron los materiales para la construcción. Por su parte, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de Nación, por medio de la Agencia Territorial Paraná, aprobó un Proyecto del Programa Entramados Productivos y conformó un Centro de Servicio. También Intervinieron en el proyecto, como parte de la Red 127 y 12, La Agrícola Regional, el Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER), la Bolsa de Cereales de Entre Ríos y la Asociación de Economía de Comunión.

El Estado Nacional participa de la Red 127 y 12 a través del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI); la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena de la Nación; el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA); el Ministerio de Trabajo de la Nación; y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA). El Gobierno de Entre Ríos, través de la Secretaria de Industria y Comercio; la Secretaría de Economía Social; la Secretaria de Inversión Pública y Desarrollo Territorial; el Instituto de Control de Alimentación y Bromatología (ICAB); y la Secretaria de Agricultura y Ganadería.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here