Nogoyá.- El viernes 12 de abril, José Damián “Pipi” Cavagna, de 20 años, junto a su mamá; partieron rumbo a Beiging. Un día después lo hizo Guillermina Barcos Kapp, de 8 años, acompañada de su mamá y papá.

Pipi Cavagna partió a China y hoy lo hace Guillermina

Los nogoyaenses, ambos son ciegos desde que nacieron, viajaron a China para recibir un tratamiento con células madre, un sofisticado procedimiento que les da la esperanza de poder ver. En ambos casos, deberán continuar tomando medicamentos y vitaminas, y realizando una rutina de masajes y ejercicios de rehabilitación para que los implantes de células madre se desarrollen.

“Guille esta muy bien, muy alegre, con el mejor de los ánimos”, tras el primer implante

A través de las redes sociales los allegados de ambos fueron compartiendo fotos, videos e información de sus estadías en el país asiático, contando cómo estaban y anunciando las novedades. Ahora solo resta esperar que tomen el vuelo que los traerá de regreso a Argentina, y el reencuentro con la gente de Nogoyá, que se prepara para recibirlos expectantes de los avances en ambos casos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here