Una alta funcionaria de la Organización Mundial de la Salud (OMS) echó pie atrás en sus controversiales declaraciones del lunes cuando dijo que es “muy raro” que personas asintomáticas del COVID-19 contagien a otras personas.

“A partir de los datos que tenemos, todavía parece raro que una persona asintomática realmente transmita a un individuo secundario (…). Es muy raro”, dijo el lunes la doctora Maria Van Kerkhove, jefa de la Unidad de Zoonosis y Enfermedades Emergentes de la OMS.

Pero el martes, tras la tormenta desatada por sus comentarios, Van Kerkhove, dio marcha atrás.

“Estaba respondiendo a una pregunta en la conferencia de prensa. No estaba declarando una política de la OMS ni nada de eso. Sólo estaba tratando de articular lo que sabemos”, aclaró este martes 9 de junio.

“Usé la frase ‘muy raro’, y creo que es un malentendido afirmar que la transmisión asintomática a nivel mundial es muy rara. Me refería a un pequeño subconjunto de estudios”, subrayó.

Sus comentarios del lunes ocasionaron reacciones en varios países.

«Me sorprendió bastante la declaración de la OMS», dijo Liam Smeeth, profesor de epidemiología clínica en la London School of Hygiene and Tropical Medicine, quien agregó que no había visto los datos en los que se basan las palabras de Kerkhove.

«Va en contra de mis impresiones desde la ciencia, que sugieren que la gente asintomática -que nunca desarrolla los síntomas- y la presintomática son una fuente importante de infección a otros», señaló.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here