El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo este viernes 4 de diciembre que con la vacuna contra el COVID-19 en el horizonte, las naciones pueden empezar a invertir para prepararse de cara a la siguiente pandemia.

“A pesar de años de advertencias, muchos países simplemente no estaban preparados para el COVID-19”, dijo el jefe de la OMS durante una sesión especial de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre el coronavirus. “Muchos asumieron equivocadamente que sus fuertes sistemas de salud les protegerían”.

Tedros sostuvo que los países que habían lidiado con otros coronavirus recientemente -incluyendo el Síndrome Severo Agudo Respiratorio (SARS, por sus siglas en inglés) y el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS)- así como con otras enfermedades infecciosas, han hecho un menor esfuerzo al contener al COVID-19.

“Ahora todos los países deben desarrollar memoria muscular e invertir en las medidas que prevendrán, controlarán y mitigarán la próxima crisis”, recomendó Tedros. “También queda claro que el sistema global para la preparación necesita atención”.

La OMS ha sido criticada por algunos países por su manejo de la pandemia después que China reportó los primeros casos a inicios de este año. El presidente Donald Trump ha sido uno de los más vocales críticos, y el 29 de mayo anunció que Estados Unidos se retiraría de la organización mundial. El presidente electo Joe Biden ha dicho que el revertirá dicha decisión una vez asuma la presidencia en enero.

El jefe de la OMS enfatizó la necesidad de que tanto países ricos como pobres tengan igual acceso a la vacuna contra el COVID-19, diciendo que compartir la ciencia no es caridad, sino que es en el mejor interés de cada nación. También urgió a los Estados a reconsiderar radicalmente cómo priorizan y ven la salud si desean evitar otra crisis de esta escala.

“La pandemia ha demostrado que una crisis de salud no es sólo una crisis de salud, es una crisis social, económica, política y humanitaria”, afirmó. «Los riesgos de no invertir suficiente en salud tienen amplios impactos, e igual tiene beneficios el invertir en salud”.

Las primeras vacunas

Este viernes, Baréin se convirtió en el segundo país en aprobar el uso de emergencia de la vacuna contra el coronavirus de la farmacéutica Pfizer-BioNTech. El Reino Unido fue la primera nación en darle luz verde a dicha vacuna.

El reto para la nación árabe sería mantener la vacuna lo suficientemente helada. Debe ser almacenada a temperaturas por debajo de los -70 grados Celsius, o 94 grados bajo cero Fahrenheit. Baréin rutinariamente registra temperaturas de verano de 40 grados Celsius (104 grados Fahrenheit).

Baréin ya ha vacunado a unas 6.000 personas con una vacuna china que usa una versión muerta del virus. La nación del Medio Oriente ha tenido casi 88.000 casos de coronavirus y casi 350 muertes, según la Universidad Johns Hopkins.

Los casos confirmados COVID-19 en el mundo ha sobrepasado los 65 millones, con más de 1,5 millones de muertes. Estados Unidos sigue teniendo el más alto número de casos confirmados, más de 14 millones hasta ahora y 276.513 muertes, según la Universidad Johns Hopkins.

El presidente electo Joe Biden dijo el jueves que para controlar el virus, una vez que asuma la presidencia el 20 de enero, le pedirá a los estadounidenses que usen mascarillas durante cien días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here