El mundo sigue este jueves 2 de abril en vilo por el impacto del coronavirus, cuando crecen los contagios y las muertes a causa de la pandemia.

El director de la Organización Mundial de Salud, OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, mostró su preocupación por el rápido avance global del nuevo coronavirus y el efecto que dejará en los países más pobres y en desarrollo.

Del mismo modo, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, abogó en una entrevista de la agencia EFE a una mayor coordinación entre los países para combatir la COVID-19.

Guterres dijo que los países ricos deben mostrar solidaridad y que es de su propio interés erradicar la enfermedad en todo el planeta dado el riesgo de que retorne a sus territorios.

Tedros, por su parte, declaró que la OMS, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, FMI, respaldan alivio a la deuda para ayudar a los países en desarrollo a lidiar con la pandemia y sus consecuencias económicas.

Mientras tanto, el coronavirus continuó causando estragos en el mundo, donde ya ha llegado a 205 países y territorios, según la OMS.

España, el país más afectado de Europa junto a Italia, sobrepasó este jueves los 10.000 muertos al reportar 950 fallecimientos en las últimas 24 horas. En Italia, donde la cifra de muertos es la más alta del mundo con más de 13.000, reportó 727, un centenar menos que el día anterior.

Las autoridades en ambos países siguen manteniendo estrictas medidas de confinamiento y distancia personal, esperando el pico de la enfermedad en cualquier momento, pero ese día parece que no llega.

En Estados Unidos, el gobernador de la Florida, Ron DeSantis, decretó el miércoles una cuarentena obligatoria para la población, siguiendo los pasos de otros estados como California y Nueva York.

DeSantis dijo que tomó la decisión después de consultar con el presidente Donald Trump y los asesores de la Casa Blanca, quienes han dicho que los estadounidenses deberán quedarse en casa durante todo abril.

Sin embargo, Trump se ha mostrado renuente a imponer un estado nacional de confinamiento alegando que «necesitamos tener un poco de flexibilidad».

El coronavirus está golpeando duro al país, especialmente en la ciudad de Nueva York. La Universidad John Hopkins reportaba hasta el miércoles por la noche 884 nuevas muertes y más de 213.000 casos.

Trump anunció que en poco tiempo EE.UU. contará con más ventiladores de los que necesita y que pudieran ser lo suficiente como para enviar algunos a otros países.

También dijo que está considerando un plan para detener los vuelos comerciales a las zonas más afectadas por el coronavirus en Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here