La Cooperativa Agrícola, Ganadera y de Servicios Públicos de Aranguren (Coopar) consolida la exportación de specialties y semillas a países limítrofes, contó el encargado del Área Comercial de la cooperativa, Andrés Rosado.

Coopar comenzó a exportar directamente en las campañas de 19/20 y 20/21, ya que “anteriormente se vendía una empresa que exportaba”, apuntó Rosado. Actualmente “las exportaciones representan entre un diez y 15 por ciento de la facturación de la cooperativa, es decir, el fuerte de Coopar es el acopio y participación en commodities y agroquímicos, pero, estratégicamente, es muy importante porque se abre un mercado nuevo que nos posibilita tener alianzas estratégicas en otros países, especialmente en el caso con las semillas”.

En ese marco, Rosado precisó que Coopar “incursionó en la exportación en dos rubros diferentes: specialties (arvejas) y semillas”.

Coopar comenzó “a producir specialties y se vendía a empresas que hacían de acopiadores y procesadores (especialmente para granos de consumo directo como la arveja, lino y la colza), es decir, ellos hacían el acondicionamiento que exige el mercado internacional y tenían la logística para ‘consolidar la mercadería’ para poder despacharla a mercados internacionales”, recordó el encargado del Área Comercial, quien precisó que la cooperativa siguió proyectando y se propuso en ir avanzando en los eslabones de esa cadena, por lo que “se compraron las máquinas que permiten acondicionar la mercadería para llegar a los estándares de calidad y, una vez que lo conseguimos, se comenzó a exportar”.

“Hasta ese momento se desarrolló un plan del cultivo con la perspectiva generando una alternativa para el productor para sembrar en invierno además del trigo y los tradicionales y vimos en la arveja un potencial muy interesante. En base a ese proceso Coopar se equipó con maquinarias para procesar la cosecha del productor y llegar a una calidad que nos permite actualmente exportar directamente, ya que en las campañas anteriores exportábamos a través de terceros, es decir, veníamos a tráileres internacionales y ellos exportaban vía conteiner o camiones a Brasil y países limítrofes”, detalló.

Hoy, se exporta a Brasil (principalmente): “Se exporta casi el 60 por ciento de la producción de arveja que acopia la cooperativa (entre 1.300 y 1.800 toneladas, depende la campaña) y hay un 40 por ciento que se comercializa por las vías normales y se guarda para consumo interno o países ocasionales. El año pasado exportamos a Irán, India, Turquía, Europa, es decir, se busca dónde está la demanda y se exporta vía containers a dónde está la demanda”.

La otra línea de exportación, que se abrió en esta campaña, es la de semillas: “La cooperativa cuenta con un semillero de primera calidad que produce y multiplica semillas de trigo, soja y colza”. En este último cultivo, la colza canola, a partir del acuerdo entre el Inta y Coopar se multiplica la variedad Macacha-Inta, ya que la cooperativa tiene un acuerdo con el Instituto para ser exclusivos en la multiplicación de esta semilla; la estamos comercializando en todo el país y también se exportó a Uruguay”.

Al respecto, contó que las semillas “tienen doble importancia: la primera por la relación con posibles compradores y distribuidores en países limítrofes como Uruguay y Paraguay de una producción con un valor agregado; por otro lado, el fortalecimiento del trabajo con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta), que demuestra la sinergia entre lo público y lo privado, donde la tecnología del Inta puede integrarse con la capacidad productiva y de procesamiento de nuestro semillero, que permite lanzar a un mercado nacional e internacional un producto”.

En ese sentido, Rosado explicó que Coopar no puede “tener la capacidad de investigación y adaptación y experimentación que tiene el Inta y el Instituto no multiplica ni comercializa, por lo que nos podemos integrar al 100 por ciento en una alianza estratégica que permite dar salida al resultado de la investigación que ellos tienen”.

Apostar a Suramérica observando los mercados del mundo

Actualmente “la idea en semillas es incursionar en países limítrofes (Uruguay, Bolivia y Paraguay), donde la exportación es más simple”, comentó Rosado, quien indicó que con respecto a arveja y specialties el objetivo “es consolidar el mercado brasilero y sondear nuevas alternativas observando dónde estará la demanda del mercado”.

Lo que se logró este año es una alianza estratégica en Uruguay: “Se triplicó el año de siembra del año pasado, pero aun así, la exportación a Uruguay representa un poco más del 50 por ciento de la producción de semilla que tenemos”.

“No sabemos si Uruguay seguirá siendo tan demandante de semilla, pero estamos seguros que seguirá siendo demandante, por lo que la relación que se implementó este año continuará”, dijo Rosado.

En ese sentido, adelantó que el equipo de desarrollo genérico del Inta-Paraná experimenta una nueva variedad de colza, que sería de un ciclo más completo y sería superadora a la Macacha-Inta: “La propuesta es fortificar el mercado uruguayo en cuando a venta de semillas y cuando salga la nueva variedad de colza hacer todos los ensayos y pruebas sanitarias para exportarla”.

Además, aclaró que “los productos en general se orientan hacia donde hay demanda”, pero en arveja “hoy por hoy Brasil es quien más demanda”, aunque se estudia “exportar, a través de puerto (de Rosario o Zarate), a cualquier otro destino”.

Medidas sanitarias ante el Covid-19

Con prudencia pero sin freno, la Cooperativa siguió exportando más allá de las medidas implementadas por los gobiernos para evitar la propagación del covid-19, aseguró Rosado, quien comentó que la crisis sanitaria generada por el Covid-19, “no generó problemas para la exportación, ni en el caso de la arveja ni en el de la semilla, ya que se tomaron recaudos en cuanto a los protocolos de recarga (especialmente si el transporte era de Brasil o internacionales)”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here