Según el comunicado dado a conocer este miércoles, las estimaciones del Área de Economía de Coninagro indican que, si se toma el 13,8 por ciento de superficie afectada que reveló la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, unas 2.4 millones de hectáreas, equivalentes a 6.5 millones de toneladas, quedaron bajo el agua sin utilidad, lo que restaría la facturación de al menos 2.200 millones de dólares (unos 340 dólares FOB la tonelada).

“Continúan las lluvias y los campos no soportan la cantidad de agua caída en los últimos 15 días. Hay mucha preocupación de los productores agropecuarios en Chaco, Santiago del Estero, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos y provincia de Buenos Aires. También se han reportado inconvenientes en Córdoba. En algunas localidades del país las pérdidas son totales”, enfatizó Coninagro a través de un comunicado.

Sin embargo, la confederación de cooperativas rurales aclaró que todavía es “temprano” para hacer estimaciones finales sobre el impacto económico de las inundaciones, teniendo en cuenta que los pronósticos no son alentadores en cuanto al tiempo en las zonas afectadas y que hay lotes que pueden recuperarse.

“Los años pasan, falta planificación y las obras no se ejecutan. Hoy la falta de infraestructura genera al campo un daño con altos costos. Con la emergencia no alcanza ni es suficiente, aunque es necesario que se aplique lo antes posible. La magnitud del desastre es compleja y esto se agrava, aún más, porque para ayudar al productor tenemos tasas de interés que están fuera del alcance de la gente, ante su escasa rentabilidad”, expresó el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto.

“No nos sobra ningún productor. El país necesita más hectáreas sembradas y más productores. Hay que invertir en obras hídricas, viales, energéticas y habitacionales para el campo”, agregó el ruralista.

En el caso de la soja, las lluvias elevan a 2,2 millones las hectáreas implantadas que estiman en condiciones regulares a malas, en las que 500.000 ha están muy comprometidas por los excesos hídricos.

La superficie inundada en Santa Fe es de aproximadamente 3 millones de hectáreas según datos del Centro Regional de INTA provincial. Los campos se encuentran con más de 30 centímetros de agua. En algunos sectores prácticamente se descuentan pérdidas cercanas al 100 por ciento.

• Ley de las Economías Regionales

En este marco, desde Coninagro reclamaron reactivar el proyecto de ley de las Economías Regionales, junto a otras dos iniciativas que se complementan: el seguro multirriesgo y la creación de un fondo anticíclico.

“Necesitamos urgente una línea de crédito excepcional para los productores afectados por estas duras y severas inundaciones en el norte y litoral argentino”, dijo Iannizzotto.

Un informe del Banco Mundial del 2016 mencionó que las inundaciones en la Argentina cuestan 0,34 por ciento del PBI en promedio por año en las zonas ribereñas. Teniendo en cuenta las proyecciones macroeconómicas para el 2019, serán un poco más de 1.500 millones de dólares, si paran las lluvias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here