Anabella, Emma y Sarina quedaron seleccionadas por su investigación sobre el cierre del ferrocarril

0

Crespo.- Las alumnas de segundo año del Instituto San José D-198 Anabella Piedrabuena, Emma Schneider y Sarina Pittavino fueron seleccionadas con su trabajo de investigación «Ramal que para, ramal que cierra. Ramal que cierra, pueblo que muere: auge y ocaso, la historia de Strobel a partir del relato de un ex trabajador” para participar de la instancia nacional de Olimpiadas de Historia. Están acompañadas por la profesora Viviana Wiesner, que las asesoró en la investigación.

El estudio se centró en la búsqueda de información histórica sobre Strobel y el desarrollo del ferrocarril en esa comunidad aledaña a Diamante. Como eje del trabajo de investigación histórica, las alumnas realizaron una entrevista a un ex trabajador ferroviario que contó la historia del ferrocarril y los problemas que vivió al cierre del ramal. La situación significó también un duro golpe para gran parte de la comunidad de su localidad, fuertemente condicionada durante décadas por la actividad de los talleres ferroviarios.

Cinco trabajos seleccionados

En diálogo con Paralelo 32, las alumnas explicaron que su trabajo accedió a la instancia final de la Olimpíada de Historia que organiza la Universidad Nacional del Litoral (UNL). Son alumnas de 13 y 14 años, de segundo año de Ciclo Básico.

La investigación es una de las cinco seleccionadas en su nivel. De la instancia eliminatoria participaron 662 escuelas de todas las provincias;  hubo 4.708 alumnos inscriptos en cuatro categorías, 1.358 profesores tutores y 297 profesores inscriptos en Capacitación Docente. Las alumnas crespenses, únicas representantes de Entre Ríos, se presentarán ante el jurado a defender su trabajo en la instancia final que se desarrollará del 16 al 18 de noviembre, en la sede de la UNL, en Santa Fe.

Una generación sin ferrocarril

Emma comentó: “Entrevistamos a un ex trabajador ferroviario que nos fue contando cómo era todo mientras funcionó el ferrocarril. En un momento, cuando se cerraba el ferrocarril en Strobel, comentó que les dieron la opción de renunciar y recibir una indemnización o ir a trabajar a Paraná. Con sus compañeros formaron una cooperativa, compraron un colectivo y se iban a Paraná a seguir trabajando en el ferrocarril. Esto sucedió en la década del noventa, cuando el presidente Menem cerró ramales”.

Sarina dijo que el trabajador les contó que un día “llegó a su casa y se sentó con su señora a ver qué hacer ahora, porque en el ferrocarril había pasado toda su vida. Abrió una carpintería en Strobel y trabajó hasta que se jubiló, ahora en la carpintería sigue su hijo” Para Annabela y su generación, la historia del ferrocarril “no es un tema muy conocido, fue algo nuevo para nosotras. Nos empezamos a interesar, buscamos fuentes, videos de Youtube”.

Emma comentó que de las tres es la única que viajó en ferrocarril alguna vez. Y también vio el final de un plan de reactivación. “En 2013 iba a viajar a visitar familiares, sacamos el pasaje, pero ese día no llegó el tren y nunca más pude hacer el viaje porque el tren no volvió a salir”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here