Xiomara Castro llega a la presidencia de Honduras entre desafíos internos y externos

0

Todo está casi listo para que la presidenta electa Xiomara Castro de Zelaya jure al cargo la mañana del próximo jueves en la ceremonia de traspaso de mando a realizarse en el Estadio Nacional en Tegucigalpa. Será la primera mujer presidenta en 200 años de historia republicana de Honduras.

Un sismo político ha trastocado la palestra hondureña y ha opacado la antesala de asunción de la mandataria tras la fractura en el Congreso Nacional, que el fin de semana juramentó a dos juntas directivas paralelas, lideradas por dos fracciones del partido Libertad y Refundación (Libre) de la presidenta electa.

Es el líder del Congreso el que tiene el mandato constitucional de tomar juramento a Xiomara Castro para el mandato de cuatro años el próximo jueves 27 de enero.

Este escenario se da en momentos en que la llegada de la primera mujer presidenta a Honduras, arropada por un amplio apoyo popular de más de 1,7 millones de votos y un récord histórico de participación ciudadana, ha generado mucho optimismo dentro y fuera del país, según explican a Voz de América expertos y entendidos sobre este país centroamericano.

Juan Flores, presidente de la Fundación 15 de Septiembre, que une a hondureños en Estados Unidos que están conectados con su país, mira con optimismo el momento, aunque reconoce que los sucesos de este fin de semana han trastocado las expectativas.

La visita de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris a Honduras, es vista como una gran oportunidad. «Esto quiere decir que se reestablecen las relaciones entre Washington y Tegucigalpa… esperemos que esas relaciones bilaterales sean aprovechas por la presidenta Xiomara Castro”, dice Flores.

Proceso acelerado por un socio confiable

Desde el triunfo de Castro de Zelaya, mucho interés ha generado la relación que podría tener su gobierno con Estados Unidos, el principal socio estratégico de la región, que ha logrado en el proceso de transición acercamientos al nuevo ejecutivo para contar con un socio confiable a fin de impulsar la agenda para el Triángulo Norte de Centroamérica.

La directora del Programa Latinoamericano del Centro Woodrow Wilson, Cynthia Arnson, dice a VOA que los acercamientos y sinergias entre el futuro ejecutivo de Tegucigalpa y Washington parecen mutuos y dan optimismo.

A su criterio es bastante claro que la llegada de Xiomara Castro a la presidencia hondureña abre muchas oportunidades. “Se nota que ella también quiere tener buenas relaciones con los EE.UU.”, sostiene.

Desde el entorno de la presidenta electa queda claro que hay una apuesta en la relación y cooperación con la potencia del norte y Honduras quiere posicionarse como un pivote estratégico en el istmo.

Marcio Sierra, quien podría fungir como Secretario Técnico de la Presidencia, explica a la Voz de América que las reuniones con representantes de la embajada estadounidense en Tegucigalpa y de forma virtual con funcionarios de la administración del presidente Joe Biden en Washington han sido constantes desde que Castro se hizo con el triunfo el 28 de noviembre pasado.

Sierra asegura que dadas las relaciones complicadas de EE. UU. con otros gobiernos de la región norte centroamericana ellos podrían ser un interlocutor creíble.

“Nosotros les expusimos nuestra posición geopolítica actual, que Honduras se convierta en una plataforma idónea para el gobierno de Estados Unidos para la gobernanza del Triángulo Norte, sabiendo que las relaciones con El Salvador, Guatemala y Nicaragua no son adecuadas”, dice Marcio Sierra.

Adelanta que sobre la mesa ya están algunas carpetas sobre temas de cooperación que podrían ver luz en los próximos meses, como que Honduras vuelva a calificar para donaciones de la Corporación Cuenta Retos del Milenio (MCC), y recibir los millonarios fondos no reembolsables que Estados Unidos adjudica a países en desarrollo siempre y cuanto cumplan con estrictos indicadores de gobernanza democrática, combate a la corrupción y estabilidad económica.

En esa línea Arnson dice que hay algunas señales que indican que Estados Unidos podría optimizar la relación con Honduras y ganar un pulso en la geopolítica ante China y Rusia como adversarios que poco a poco tratan de influir en América Latina.

“Fue evidente la decisión de (Xiomara Castro) no reconocer al PRC después de haber dicho (en campaña) que iba a romper con Taiwán a favor de China. Se habla mucho de los avances de China y en menor grado de Rusia en toda América Latina. Pero en la practica los Estados Unidos tiene mucho que ofrecer en lo económico. El ‘nearshoring’ (proximidad al mercado, producción y suministros) que podría ser una gran oportunidad para Centroamérica y para países que se presentan como amigos de EE. UU.”, explica Cynthia Arnson.

El senador demócrata Robert Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, reconoce que el marco de expectativas parece positivo, pero este legislador que brega con los asuntos de exteriores expone que desde el hemiciclo no solo siguen las “palabras”, sino que miran al detalle las “acciones” de los mandatarios.

“Partimos de la postura que vemos no solo las palabras sino las actuaciones de cualquier mandatario. Honduras es parte importante de Centroamérica y de los temas migratorios, si Honduras sigue en pasos a la democracia, respeto a derechos humanos y apego a la ley, tendrá la ayuda de Estados Unidos y si no, tendremos una postura completamente diferente”, dijo el senador Menéndez.

El “bonito” de la película

En el traspaso de mando en Honduras convergerán figuras de la política iberoamericana, el Rey Felipe VI, llega al país este miércoles y se reunirá con la presidenta electa Xiomara Castro antes de ser juramentada, según ha confirmado el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino de España.

Y la vicepresidenta Harris también llegará, con lo que los hondureños ven otro hito histórico y una señal de que su asistencia al acto de investidura podría indicar renovadas relaciones con Estados Unidos, según ha adelantado la comisión de transición.

Pero también arribarán otras figuras continentales, desde el vecindario se espera la presencia de Nayib Bukele, de El Salvador y Daniel Ortega, de Nicaragua. Así como Luiz Ignacio Lula y Dilma Rousseff, de Brasil; la expresidenta Cristina Fernández llegará desde Argentina, entre otras figuras.

Para el analista Eric Olson, de la Fundación Internacional Seattle, es claro que el triunfo de Castro de Zelaya ha trastocado y avivado nuevas esperanzas para la región, al tiempo que despierta entusiasmo en la izquierda latinoamericana.

Merece atención especial para este experto el proceso electoral, que se vaticinaba un escenario catastrófico, pero surtió algo completamente opuesto: una elección de amplia participación ciudadana, civismo y sin violencia.

“El que la vicepresidenta Kamala Harris va estar en la investidura de la presidenta Xiomara Castro es una señal de ese nivel de compromiso que puede haber. Sobre la marcha se verá si hay cumplimientos o que otras decisiones se toman. La buena noticia es que hoy por hoy Honduras se ha vuelto el bonito de la película”, explica Olson.

Para este experto, la promesa de solicitar a la Organización de Naciones Unidas (ONU) una Comisión Especial para investigar la corrupción en Honduras, más otras medidas de gran calado en lo económico y social son atractivas para los intereses de Washington en el país centroamericano.

Marcio Sierra dijo a la Voz de América que la carta para el secretario general de la ONU, António Guterres, para solicitar la comisión anticorrupción será una de las primeras acciones de la presidenta Xiomara Castro y que esperan que en un lapso de unos 6 meses fluyan los trámites en el organismos en Nueva York, se encuentra financiamiento y se le da forma para operar; mientras tanto acciones ejecutivas de rendición de cuentas y transparencia serán inmediatas, dijo.

Perspectivas desde el sector privado

Desde el sector privado en Honduras reciben con optimismo también las renovadas acciones hacia las relaciones diplomáticas que plantea el gobierno entrante con Estados Unidos.

El presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) Juan Carlos Sikaffy, comenta a VOA que el sector privado tiene claro que una relación productiva con la potencia del norte es clave para generar empleo y producir la prosperidad que reduzca las migraciones.

Las reuniones y mesas de trabajo con el equipo de transición también han sido intensas y celebran la buena disposición del equipo de la presidenta electa de incluir las propuestas del sector privado en el plan de gobierno para los próximos cuatro años.

“Creo que en esta administración (de Xiomara Castro) se va afianzar más la relación que tenemos con Estados Unidos, nuestro principal socio comercial y nuestros intereses se alinean con los americanos de evitar la migración irregular, pero que se generen esos empleos dignos permanentes e inclusivos en Honduras”, dice el presidente de COHEP.

están obligados a hacer coaliciones y negociar para llegar a consensos. “Creo yo que eso es bueno para el país que la división de poderes sea marcada”, dice el empresario.

Por su parte la presidenta de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (FENAGH), Anabel Gallardo, comenta a VOA que la llegada de Xiomara Castro al la presidencia le genera doble optimismo, por un lado como mujer siente orgullo que una de las de su género asuma la máxima magistratura de estado.

Lo que viene a demostrar que las mujeres en la sociedad hondureña han avanzado a la par de hombres, así como ella al frente de una gremial de productores agropecuarios.

Pero también sirve para impulsar a las jóvenes a formarse en carreras, y ver que es posible avanzar en equidad con compromiso y alto sentido de responsabilidad, agrega.

En el plano estricto de su sector mira en la nueva administración enormes posibilidades con los agro productores, garantes de la seguridad alimentaria y de producción de empleo en el campo, pero que hasta ahora no tienen el suficiente apoyo para impulsar la transformación rural, porque aún falta mucho en el marco estratégico para llegar a los mercados competitivos de alimentos en las grandes plazas.

Pide al nuevo ejecutivo impulsar inversiones puntuales en infraestructura, sanidad, sistemas de riego ante el impacto del cambio climático y otros requerimientos para poder apostar a mayor escala al mercado de Estados Unidos, Canadá y otras naciones con lo que podría reducirse las migraciones irregulares de hondureños y contar con la suficiente mano de obra para trabajar en el campo.

“A estas alturas lo que tenemos puesto, decimos los productores, es la camiseta de Honduras y lo que queremos es trabajar por el país para poder levantar nuestro sector agroalimentario”, puntualizó.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here