Victoria.- Basados en la buena respuesta que han tenido los emprendimientos hortícolas, la Fundación Sembrando Victorias junto al INTA local inicia su tercera temporada del programa INTENTA, este año con un giro en su propuesta, sumando otras actividades de granja como la cría de ovinos, conejos y pollos de campo, entre otros.

El Ingeniero Agrónomo Raúl Brassesco dialogó al respecto con Paralelo 32 brindando detalles de esta iniciativa que ya abrió su inscripción para la capacitación en la que se priorizará a los interesados en llevar a la práctica sus proyectos.

“Emprendedores de pequeñas extensiones, en su mayoría productores familiares han logrado sostener un cordón hortícola sustentable, cuyo mercado local valora esa producción totalmente agroecológica. Entendemos que ahora es tiempo de diversificar la capacitación hacia otros rubros y por eso sumaremos la cría pollo a campo y gallinas ponedoras, conejo, pato, codorniz (por el tema del huevo), y la cría intensiva de oveja”, comentó Brassesco.

El INTENTA es un curso intensivo de tres meses, que inicia en abril próximo, con una periodicidad de un encuentro semanal donde técnicos agrónomos con conocimiento en distintas actividades productivas capacitarán, harán una evaluación y seguimiento de las distintas iniciativas que surjan de este intercambio favorecido por la fundación mencionada.

Cría ovinos

Tras mencionar las potencialidades de cada producción agropecuaria, el entrevistado destacó que está vigente hace años un plan nacional (Ley Nacional Ovina) para recomponer en todo el territorio el stock de ovino, haciendo lugar a las propuestas que surjan en cada provincia. “En tal sentido, la Dirección de Ganadería de Entre Ríos juntamente con el INTA reciben los proyectos, incluso en Victoria tenemos un proyecto aprobado para salir en 2019, y que fundamentalmente proporciona un financiamiento a una tasa accesible, con período de gracia para la compra de majada (hembras y reproductores) e instalaciones para poder armar un pequeño plantel”.

La generación de recursos no solamente se da por la venta de carne sino también la de lana. “Es cierto que si bien la lana no tiene una salida importante desde el punto de vista comercial, sí lo tiene la producción del típico cojinillo, valorado como prenda del apero campero, sobre todo las razas oscuras (marrón y negra)”.

A todas estas ventajas se agrega la posibilidad de criar más animales por superficie frente a una producción ganadera tradicional vacuna (novillo, vaca, vaquillona).  “En tal sentido, nosotros en INTA Paraná tenemos una unidad experimental de ovejas cuyo especialista de granja, que junto a otro colega especialista en la producción de conejos, van a llevar adelante los seminarios. Seguramente también se pueda realizar un viaje para conocer la unidad productiva en la capital entrerriana”.

Sobre el final, Brassesco añadió que hay posibilidades también de acceder a una ayuda de parte de la fundación, cumpliendo ciertos requisitos que tengan que ver con proyectos de inversión. “Es algo muy simple, donde nosotros contribuimos a realizar algunos números para ver la viabilidad de la explotación. Quienes aprueben el cursado tendrán algún tipo de ayuda que será asignada de acuerdo al tamaño y potencialidad del proyecto”.

Sobre el final, el Ingeniero agrónomo y Jefe de la Agencia local de INTA remarcó: “Para nosotros el post curso, es tan o más importante que el período de capacitación propiamente”, e invitó a concurrir tanto al INTA como así también a la sede de Sembrando Victorias (25 de Mayo 137- tel. 3436- 424719) para interiorizarse de los pormenores de la inscripción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here