Victoria.- Hemos hablado sobre cómo dos emprendedores de Buenos Aires hicieron crecer su negocio de mochilas confeccionadas con tela de parapentes usados. Asimismo, en la ciudad de Victoria hay personas interesadas en hacer de la basura un negocio y favorecer al reciclaje y la sustentabilidad. Tal es el caso de Ezequiel Díaz, ex alumno de la Escuela Técnica, quien se reunió con el intendente para plantearle su idea.

Se trata de realizar productos a partir del reciclado de botellas plásticas y cartones de Tetra Pak, y venderlos como mayorista a negocios locales. Un ejemplo sería realizar regatones (piezas plásticas que se utilizan en las patas de las sillas) y vendérselos a un precio más barato a las ferreterías. Además del reciclado y la contribución mediante éste al ambiente, Díaz aseguró que el proceso de fabricación no contamina.

“La idea surgió hace un par de años, cuando yo estaba en la facultad. Busqué en Internet cómo reciclaban el plástico en otros países”, dijo Díaz en diálogo con Paralelo 32. Al mismo tiempo, añadió: “También, en la secundaria participaba de Feria de Ciencias y del Senado Juvenil, y desde ahí estoy muy interesado por el ambiente”.

“El plástico, una vez que se utiliza, se puede reutilizar para lo mismo. Es decir, no cambia en su estructura, sigue siendo plástico igual. Entonces, el reciclaje de plástico ahorra el tema energético, o sea el consumo de petróleo y de electricidad. El proyecto evita la creación de nuevos plásticos y promueve la reutilización”, expresó.

Convenios

El proyecto que pretende desarrollar Díaz se trata de una empresa familiar. Por el momento realiza recolección de botellas plásticas y se reunió con el intendente Domingo Maiocco, para pedir un convenio con la municipalidad para que ésta le facilite esta materia prima de desechos. Según los datos que nos aportó Díaz, en la ciudad se arrojan diariamente sesenta toneladas de basura, de las cuales cuatro toneladas son plásticos.

“El intendente dijo que no habrá ningún problema para hacer un convenio con la Municipalidad. Nos van a facilitar todos los plásticos que necesitemos y parte de esa cantidad será reutilizada para lugares necesitados, donde haríamos mesas, asientos, respaldos, reemplazaríamos maderas y demás. Hay lugares que han pasado inundaciones, el plástico es totalmente aislante, no absorbe humedad ni se pudre, hay infinidad de situaciones en el que se puede utilizar”, contó.

Por otro lado, continuó: “Estamos por hacer convenios con clubes. Con algunos ya estamos recolectando, les facilitamos unas bolsas y les pedimos que nos separen los plásticos. También, pedimos que separen los Tetra Pak, se puede hacer mucho con eso. En Mendoza se hicieron mesas y sillas donde se reemplazó la madera con Tetra Pak compactado, es totalmente más aislante, resistente y liviano que la madera”. Asimismo, agregó que también planean hacer extensivos los convenios con restaurantes y, cuando comience el ciclo lectivo, con las escuelas.

“En todos los convenios mencionados con instituciones, éstas nos facilitarían los plásticos y nosotros le daríamos algo a cambio. Es como una forma de cooperativismo. Por ejemplo, preguntamos qué es lo que más necesitan los clubes y nos dijeron que lo que más se pierde son los ceniceros. Entonces, nosotros les haríamos ceniceros o algo que necesiten. Ellos nos ayudan con la recolección y nosotros con algo que necesiten a cambio”, resumió.

“Podemos hacer productos para ferreterías, cotillones, trípodes para pizza, regatones y un montón de cosas más”, explicó Díaz respecto a las posibilidades de fabricación. “Con el intendente tuvimos una buena charla y le interesó mucho el proyecto”, sumó. 

—¿Conocés antecedentes de este tipo de empresas?

—Sí, en varios lugares del país se hace. Por ejemplo, existen empresas de matricerías que hacen moldes y empresas de inyección de plástico que hacen las fundas de las cosas, pero que sea una empresa de reutilización no hemos visto. Sí hemos visto que en Córdoba hay chicos de Alta Gracia con un proyecto del CONICET que hacen ladrillos a través de plástico triturado y cemento portland, ellos han estado en la ciudad, han puesto cestos por todos lados y la gente los ayuda. Ya hace cuatro o cinco años que están y fabrican a una escala más grande.

En otro orden, hizo hincapié en, además de los datos, formar el hábito para el reciclaje. “Uno puede ser consciente de que el plástico contamina, tarda mil años en degradarse, es perjudicial, llega a los mares y los peces comen pedacitos de plástico que luego vuelven a nosotros de esa forma y causa enfermedades. Podemos ser conscientes de todo eso, pero si no tenemos una educación de cómo separar el plástico, cómo tratarlo y desecharlo, seguimos contaminando igual”, señaló.

Por último, Díaz reflexionó: “En algún momento esto tenía que llegar a pasar para tener una ciudad más sustentable. Sustentable significa que sea beneficioso para las generaciones actuales y futuras. Entonces, pedimos que nos ayuden para hace esta ciudad un poco más limpia y beneficiosa para todos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here