Tras las huellas de la flota china alrededor de las Galápagos

0

Tras las huellas de la flota china alrededor de las Galápagos, acompañamos a la Fuerza Naval de Ecuador. Descubrimos por qué es tan difícil vigilar en altamar más de 300 barcos; y a pesar de que China promete acciones para garantizar la legalidad de su operación, los controles no son suficientes.

Así se mueve la flota pesquera china desde 2016

La presencia de la flota china al oeste de Galápagos se inició en 2016. Al comienzo, los ecuatorianos creyeron que se trataba de algo temporal, pero se volvió permanente. En 2020 el tamaño de la flota pesquera industrial de calamar gigante en aguas internacionales de Latinoamérica llegó a 615 embarcaciones. La Plataforma de monitoreo, Global Fishing Watch, asegura que el 95 por ciento de los barcos son de bandera china y la mitad de ellos operan la mayor parte del año al oeste del archipiélago de Galápagos.

Jaime Moreno (VOA)- ¿Estos barcos cómo se han movido en el último año entre Galápagos, entre Galápagos y la zona económica exclusiva, y esta zona en donde los hemos encontrado hoy?

Teniente de Navío Superficie Francisco Chávez Freire – Armada del Ecuador.- Ha tenido un movimiento variado. Se desplazan hacia el norte, hacia el sur y también hasta el oeste, pero sólo han llegado hasta el límite de la zona económica exclusiva de Ecuador.

Desde el 2016 la ruta de la flota china ha sido similar.

Al comienzo del año, la mitad de los barcos se ubican al oeste de Galápagos y el resto en el Atlántico Sur. La flota cercana a Galápagos bordea el archipiélago a mitad de año para luego agruparse con los otros barcos fuera de la zona económica exclusiva de Perú. A final del año, las flotas se separan y vuelven a sus posiciones iniciales.

Los radares pueden identificar a la flota china, siembre y cuando tengan encendido su sistema de localización, el problema ocurre cuando lo apagan cerca de la zona económica de los países.

Milko Schvartzman (Especialista e pesca ilegal y no regulada).- La flota china más que nada en Galápagos. El año pasado, por ejemplo, sólo la mitad de la flota estaba operando con su sistema de encendido Esto claramente es una actitud sospechosa. El hecho de que apaguen este sistema, ya demuestra que pretenden realizar pesca ilegal.

Global Fishing Watch detectó que, en 2020, el 42% de la flota china tuvo vacíos en la transmisión de su localización por más de 24 horas, es decir, desaparecieron de los radares dificultando el control de las autoridades.

Minambiente: “Es una pesca agresiva”

El gobierno del Ecuador establece vedas de pesca y regula la actividad dentro de sus aguas, pero no tiene control sobre la flota china porque se ubica en aguas internacionales.

“Toda actividad extractivita, intensiva, que no contemple tamaños, épocas, vedas de especies y demás, debe ser de particular preocupación. Y una flota de 270 barcos internacionales, es como para alarmarse y preocuparse”, dijo el ministro de Ambiente del Ecuador Gustavo Manrique, quien también ve con preocupación la actividad de la flota china y comparte los temores de biólogos y pescadores locales. “Es una pesca agresiva, extractiva de mucho volumen que el Ecuador está trabajando para regularla, pero insisto, son convenciones y acuerdos internacionales en aguas internacionales”, reitera el ministro de ambiente.

La respuesta de China al reclamo de Ecuador

La Voz de América le preguntó al embajador de China en Ecuador, Chen Guoyou, por la dimensión de la operación de pesca de la flota China. El diplomático asegura que les interesa la protección de las especies en las áreas donde pescan, y que han tomado acciones en ese sentido. “Con el fin de proteger eficazmente los recursos pesqueros marinos y promover su desarrollo sostenible a largo plazo, China ha impuesto desde el año pasado una moratoria voluntaria de tres meses sobre la pesca de los océanos Pacífico sureste y Atlántico Suroeste”, dijo el diplomático del gobierno de China.

Dicha moratoria ocurre entre septiembre y noviembre al oeste de Galápagos, sin embargo, esa época del año no suele ser apropiada para la pesca de calamar gigante a las afuera de Galápagos debido a que la especie se mueve en dirección a la costa de Perú.

Recorrido de la flota china durante el último año

“Cuando miras los patrones migratorios de los peces, ahí es donde los ves ir (a la flota china) una y otra vez, así año tras año”, explica la embajadora Jane Manes, encargada de negocios de la embajada de Estados Unidos en El Salvador, quien es experta en asuntos de pesca no regulada y ha seguido de cerca la estrategia de expansión de la flota China en el mundo y la región.

La sobrepesca en Asia los trajo a Latinoamérica

La flota pesquera china viaja cada vez más lejos para reemplazar las especies que ya no consigue en sus aguas y desde hace cinco años llegó al oeste de las islas Galápagos. La flota es cada vez más grande, pesca por meses y es un misterio la cantidad de recursos marinos que sacan del océano.

“Si vas atrás y rastreas los barcos pesqueros a lo largo del tiempo, verás un aumento dramático cada año de las grandes flotas pesqueras dominantes en este hemisferio, razón por la cual este problema es tan importante (…) Si no lo controlamos ahora, sabemos lo que va a pasar, porque ya se pueden ver los resultados de eso en Asia y África, realmente los niveles de las poblaciones de peces y de productos del mar ya están por el suelo”, advierte la embajadora Jane Manes.

Barcos registrados en Panamá asisten a la flota china

La práctica del transbordo de la carga en altamar es cuestionada por el gobierno de Estados Unidos porque los barcos evitan cualquier control al que sí se someten las flotas de pesca industrial reguladas.

“La gobernanza de la pesquería, simplemente no existe. No estamos convencidos de que China, en el caso de los barcos de la República popular china, está supervisando adecuadamente esos barcos. Y a los que les ponen banderas de estados costeros, en algunos casos estados costeros en desarrollo, es muy difícil; y se necesitan muchos recursos para que ese estado costero vigile esos barcos todo el tiempo”, asegura David Hogan, director encargado de la Oficina de Conservación Marina del Departamento de Estado.

Se llevan las especies, pero dejan la basura

Debido a que las embarcaciones chinas duran meses sin tocar puerto, no hay claridad del manejo que hacen de los desechos que producen. Desde 2016, justo cuando la flota inició operaciones a las afueras de Galápagos, cientos de envases plásticos de productos que se consumen en china empezaron a llegar a las playas del archipiélago.

Un reclamo difícil

El gobierno del Ecuador ha planteado, tanto públicamente como a través de canales diplomáticos, la preocupación por la presencia de la flota a China en el área, pero considera que el tema debe manejarse ante organismos internacionales, según le dijo a la Voz de América el canciller de Ecuador, Mauricio Montalvo.

“Sobre todo a los organismos regionales que existen para la regulación de la pesca, y ese es también otro de los frentes en los cuales el Ecuador ha trabajado, y en el cual ha llevado precisamente su preocupación”, dijo el canciller ecuatoriano.

Las relaciones de Ecuador con China son estrechas en temas vitales para la economía del país suramericano.

Más de la mitad de las vacunas aplicadas contra el COVID son de Sinovac, con 8 millones dosis inoculadas hasta el mes de agosto. La deuda con Beijing es de 5.500 millones de dólares. En cuatro años, las exportaciones a China pasaron de 615 millones de dólares a 3193 millones en 2020. Y ambos países negocian un posible Tratado de Libre Comercio para el 2023.

“El hecho de que exista cierta preocupación respecto a la pesquería, no implica que Ecuador no pueda mantener diálogo en los temas que usted ha mencionado o también en otros ámbitos comerciales, por ejemplo, en la apertura de nuevos mercados”, explica el canciller Montalvo.

El asunto de la flota China es relativamente nuevo para Latinoamérica. Ecuador ha buscado la manera de mejorar el intercambio de comunicación con las armadas de otros países impactados para tener más detalles sobre el comportamiento de cada una de las embarcaciones cuando incurren en pesca ilegal y reportarla. Las aguas de los mares en Asia y África han sufrido la sobrepesca. Las del pacífico en Latinoamérica ya están siendo blanco para reemplazar la producción. En Galápagos temen que se repitan las mismas consecuencias si no se toman acciones oportunas para frenar la pesca intensiva de la flota China.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here