Ramírez- Se llama Bautista, tiene cinco años y cursa primer grado en la Escuela Nº 31 Leopoldo Herrera. Al ver a varios perros abandonados decidió poner manos a la obra y darles agua y comida. “No creo que tengan sed y hambre, pero sí creo que tienen calor o se sienten solitarios. Si no tendría perros los adoptaría”, reconoció el niño.

Bautista se las ingenió para comprar el alimento, y con sus “propias hojas, una lapicera y recortándolos con la tijera”, lanzó una rifa y la vende a 10 pesos el número, contó el protagonista al canal de cable local.

Una vez que se conoció su historia otros vecinos y una empresa se sumaron a la donación de alimento para aportar a su tarea. Mientras tanto, Bautista adelanta que se vienen más rifas y que planifica hacer una guardería cuando sea más grande. “Los animales son los más fieles del mundo y no busco nada, solo que ayuden a los perritos de la calle”, concluyó.

Su mamá, Ángela, relató: “Decidí compartir una foto en Facebook y estoy sorprendida porque no esperaba tanta repercusión. Es algo que hacíamos a diario, pero la idea de ayudarlos y de la rifa surgió de él“, dijo. Tras el posteo en la red social, la familia recibió mensajes y comentarios alentadores de personas hasta de otros países.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here