Uno de los deportistas de alto rendimiento que representa a Crespo en diferentes competencias nacionales e internaciones, es Juan José Coassolo. El destacado atleta de ultradistancia habló con Paralelo 32 sobre cómo lleva el aislamiento social preventivo y obligatorio en el ámbito personal y profesional, ya que tenía campeonatos internacionales y debido a la pandemia se debieron suspender.

“Lo vamos llevando día a día y cada día tiene sus momentos. Obviamente que uno va tratando adaptarse pero lo más difícil es la cabeza. Con respecto a lo físico considero que el cuerpo tiene una memoria y haciendo un mantenimiento, medianamente se puede volver. Para las personas que estamos acostumbradas a un deporte al aire libre y todo lo que genera la sensación de la libertad, es realmente complicado”, empezó contando Juan.

¿En qué estabas cuando se decretó la cuarentena?

– Estaba haciendo, dentro de un plan de entrenamientos, el pico máximo de carga porque tenía a fines de abril el Campeonato Sudamericano de Ultraman que se realizaba en Ubatuba (Brasil). Estaba a semanas de ir a correr y venía con una carga deportiva muy fuerte, antes de caer en lo que nosotros le llamamos período de compensación, donde empezamos a bajar hasta el momento de la competencia. Obviamente quedó truncada la competición. Recuerdo que la última vez que fui a nadar a Villa Libertador San Martín me volví contento porque nadé 7 km y me sentía muy bien, pero ya se veía venir todo esto.

¿Seguís entrenando?

– No estoy siguiendo ningún entrenamiento ni rutina especial. En casa continué nadando en la pileta, con un sistema de correas que se atan a la cintura; pero ya sin el objetivo en vista y ahí es donde la cabeza empieza a preguntarse ¿para qué tanto volumen? Entonces mi entrenador me marcó que haga lo que diariamente tenga ganas de hacer y no agregar a todo esto que nos está pasando, un compromiso de determinada carga en lo deportivo. Y también por el clima, porque empezamos a tener días más frescos, la parte de natación se descontinuó.

A nivel pedestrismo no tenemos la posibilidad de salir a correr, así que lo único que me quedó fue subirme a la bicicleta dentro de casa. Hace un tiempo compré un entrenador que es como un sistema computalizado, donde se le saca la rueda de atrás a la bici y se la engancha a un piñón que tiene todo un sistema en el cual es como que si yo estaría rodando en circuitos virtuales que se pueden elegir. Es una plataforma del exterior que se paga mensualmente. Eso hace que sea un ciclismo virtual bastante parecido a la realidad, porque por ejemplo cuando encaro una cuesta arriba la bicicleta se pone pesada. Es algo motivante porque se realizan entrenamientos y competencias virtuales, pero nada supera a la realidad y a lo que nos gusta.

Que se suspenda una competencia de la envergadura de un Sudamericano, conlleva a que también haya incertidumbre con los temas de la logística que hay que armar para viajar y participar. Coassolo no está exento a eso, y nos explicó: “En el caso del Sudamericano del Ultraman se suspendió directamente por el 2020 y el dinero que pagué por el canon de la participación se perdió; y con el tema de los vuelos estoy tratando de recuperar algo porque todavía no recibí respuesta alguna. En 2019 no competí en ningún lado porque la situación económica se había complicado y ésta iba a hacer la competencia que quizás me permitía a mí volver a pensar o a soñar en viajar en noviembre a Hawái. Pero lamentablemente se vino todo abajo, y como nosotros lo hacemos todo a pulmón sacándolo de nuestro bolsillo, es bastante difícil. En ese aspecto estamos a la deriva, es una lástima porque muchas veces ponerse un objetivo es lo que te permite ver un poco más allá. Tenemos que mentalizarnos que esto es pasajero y seguir soñando”.

El triatleta crespense encabeza hace un tiempo un importante grupo de running, llamado “Espacio M” en el que son parte más de 40 personas que entrenaban normalmente en la zona del Parque del Lago de nuestra ciudad. Cuando le consultamos cómo sigue ese tema con respecto a la pandemia, contestó: “Es un grupo muy lindo con el que seguimos manteniendo el contacto. Obviamente por el tema de la cuarentena se descontinuó y estamos a la espera de que el gobierno dictamine algún tipo de distanciamiento social en lo deportivo. Pienso que con responsabilidad, es una actividad que se puede llevar a cabo. No salir a correr en grupo, sino que yo pueda pasarle los planes de entrenamiento y sugerencia de actividades a la gente que me está esperando y que ellos puedan salir una horita al día. Creo que es muy importante para las personas, para que se tolere mejor las restantes 23 horas en la casa; especialmente los que no podemos trabajar. Eso nos ayudará a llevar mejor las otras cuestiones, porque es como que de un momento a otro nos quitaron todo; obviamente que se comprende que es una situación de fuerza mayor y que hay gente que la está pasando mal”.

Siguen los desafíos personales

Por último, Juan nos contó algo muy importante que anhela realizar en los próximos meses: “Con el grupo estamos muy motivados porque estamos soñando con algo. El año pasado hicimos un desafío que marcó un inicio en Crespo y estos tiempos de cuarentena que requieren buscar constantemente la motivación, me están haciendo pensar en que quizás más hacia fin de año se puede hacer un evento parecido. Hay que ver en qué formato y de qué manera, sabiendo que el coronavirus marcará un antes y un después en diversos eventos; pero es cuestión de hablarlo en su momento. La idea es que sea nuevamente solidario y en base a quién lo necesite. Nos encantaría que sea parecido al del año pasado, nos motiva como grupo y creo que ya teniendo el ejemplo del 2019 mucha gente se va a animar a sumarse, sé que cuento con el apoyo de muchísimas personas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here