Spotify quiere poner punto final a las conductas que perjudican en mayor o menor medida a su plataforma –y los ingresos que obtiene la compañía–. Tras revelar el pasado año que 2 millones de personas hacían uso ilegal del servicio de distintas maneras y comenzar con el proceso de suspender las cuentas familiares de aquellas personas que no residieran en el mismo domicilio, ahora la firma va por quienes utilizan bloqueadores de anuncios.

Los anuncios son la única manera en la que Spotify obtiene ingresos por aquellos usuarios que no son suscriptores de ninguna de las categorías premium de la plataforma y, aunque no es su principal fuente de ingresos –dado que los mencionados planes de pago ofrecen una rentabilidad mucho mayor–, un usuario gratuito que no escucha anuncios jamás se convertirá en un futuro en uno de pago. Resulta natural, por tanto, que la empresa quiera terminar con el uso ilegal del servicio.

A través de una actualización en las condiciones de uso de la plataforma, Spotify avisa de que “eludir o bloquear anuncios en el Servicio de Spotify, o crear o distribuir herramientas diseñadas para bloquear anuncios en el Servicio de Spotify” podría significar el cierre de la cuenta. Más claro, imposible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here