SOS irritación ocular: ¡Conjuntivitis!

0

La conjuntivitis es una de las infecciones más comunes que afectan al  ojo humano a nivel mundial. El tratamiento para esta afección tan molesta suele durar al menos unos 10 días en el caso de la conjuntivitis bacteriana y dos semanas en el caso de la viral.

Diferentes bacterias y virus pueden provocarlas y son varias las formas en las que pueden transmitirse de una persona a otra: al tocar o darle la mano a una persona; el aire, al toser o al estornudar; o bien al tocar superficies y objetos contaminados por microbios y luego tocarse los ojos sin lavarse las manos.

En este marco, la CAMEOF, Cámara Argentina de Medicina Oftalmológica, nos cuenta las causas y las medidas de prevención de esta infección.

La conjuntivitis generalmente parte de tres causas: bacteriana, viral y/o alérgica; aunque también los nervios, las depresiones severas, la mala higiene ocular y/o el exceso de lectura pueden ser causantes de esta enfermedad.

Las bacterianas se limitan al ojo y hace las conocidas legañas que mantienen al “ojo pegado”, ya que las secreciones adhieren los párpados.

Las virósicas también producen secreciones pero con gran hinchazón de los párpados y además congestión de los ganglios preauriculares. Muchos de estos casos están producidos por un adenovirus que además puede dar también dolor de garganta, faringitis y un estado gripal –con fiebre y dolor muscular. 

Las conjuntivitis infecciosas representan un tercio de las conjuntivitis. Salvos algunas variedades de gérmenes muy patógenos (como la gonorrea, que puede ser gravísimo en un recién nacido), las conjuntivitis bacterianas no revisten mayor gravedad ya que excepcionalmente pueden producir un absceso en la córnea, que reviste cierta gravedad de no ser tratada en aquellos pacientes que usan lentes de contacto.

Las conjuntivitis virósicas con compromiso sistémico se prestan a confusiones con los resfríos, aunque predomina la congestión palpebral y la secreción nasoconjuntual. Hay muchas variables de adenovirus (un virus que tiene muchas cepas que mutan periódicamente y hoy son más de 300 pero de las cuales 150 son patógenas). De allí que algunos cuadros pueden ser oligosintomáticas y pasar casi desapercibidos.

En cambio, las conjuntivitis alérgicas son estacionales (otoño, primavera), la conjuntiva se caracteriza por papilas hipertrofiadas (párpados hinchados) y mucha picazón con tendencia a frotarse los ojos. Los pacientes (aunque no todos) tienen algún antecedente alergénico como urticarias, edemas angioneurótico, etc.

La conjuntivitis por causas irritativas, por uso de cosméticos o sustancias irritantes, suelen comprometer principalmente el borde del párpado.

¿Cómo prevenir las conjuntivitis?

  • Lavarse las manos frecuentemente.
  • Evitar tocar la zona afectada, y en caso de hacerlo lavar inmediatamente las manos.
  • Sacar las secreciones de los ojos  2 veces al día, con papel o toallitas descartables.
  • Evitar el uso de lentes de contacto.
  • No compartir toallas y/o sábanas con otras personas.
  • Evitar el contacto del gotero del antibiótico con el ojo infectado. En caso de que esto suceda, no usar  en el ojo no infectado.
  • Higienizar las manos  luego de colocar el colirio. 
  • Evitar la exposición del ojo la luz solar.
  • Evitar el polvo, humo de cigarrillo o sustancias alérgicas.
  • No usar  jabones que contengan detergente o productos no adecuados para la limpieza ocular.
  • No concurrir a piscinas o natatorios.
  • Evitar el maquillaje en la zona de los ojos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here