Un llamado al 911 instantes después del asalto perpetrado contra empleados de una empresa fue el puntapié inicial de la investigación del atraco que sucedió el miércoles de la semana pasada sobre la ruta nacional 12. Al seguir varias pistas, los efectivos de la División Robos y Hurtos identificaron a los principales sospechosos y ayer allanaron siete domicilios en Paraná, donde secuestraron elementos que estarían relacionados a la causa judicial.

Se pudo determinar, en base a testimonios, que fueron cuatro hombres que se movilizaban en dos motos los que abordaron a los dos empleados de la Cooperativa La Ganadera de General Ramírez, en la 12 a la altura de Sauce Pinto. Las víctimas llevaban la recaudación del cobro que recientemente habían realizado en comercios de la capital provincial. Por eso, se sospechó desde un principio que los delincuentes tenían la información.

Los empleados se habían detenido porque pincharon una rueda. Pero no fue un hecho casual, sino que les habían arrojado “miguelitos” sobre el asfalto, con la finalidad de asaltarlos. Cuando estaban cambiando la rueda los increparon a punta de pistola y les sustrajeron un bolso con unos 800.000 pesos.

Los policías que integran la Dirección Investigaciones de la fuerza provincial comenzaron con distintas tareas para poder esclarecer el hecho, bajo instrucciones de la Fiscalía y el Juzgado de Garantías.

Fue así que, el mismo día, con los datos de una de las motos que aportó un hombre que pasaba por el lugar del hecho, pudieron localizar una de las motos, y de este modo llegaron a uno de los sospechosos. En una vigilancia nocturna pudieron observar que se habían reunido en un lugar de Paraná todos los integrantes de la banda. En rigor, no es una banda, sino que se trataría de distintos hombres (de entre 30 y 40 años) que tienen antecedentes delictivos y se juntaron para cometer este atraco, al menos.

Con la información reunida en estos días, la Justicia autorizó una serie de procedimientos en distintos lugares de la capital entrerriana. Los mismos fueron en dos viviendas del barrio Paraná XIII, en una de calle Galán y Los Talas, en otra del barrio Mosconi, en una finca del barrio Alloatti, en otra de calle Camino de Cuchilla Grande y dos más del barrio Anacleto Medina Sur.

Se remarcó que participaron de las requisas efectivos de la División Trata de Personas, División Delitos Económicos y División Sustracción de Automotores, y se indicó que el resultado fue positivo.

En los domicilios se secuestraron, en total, seis cascos negros (de similares características a las descriptas por víctimas y testigos), dos camperas tipo inflables, como las que también habrían vestido los delincuentes al momento del hecho, 13 teléfonos celulares y dinero en efectivo por una suma de alrededor de 40.000 pesos, en billetes de distintas denominaciones.

Asimismo, se procedió al traslado de dos personas a Antecedentes, donde fueron debidamente identificadas, y quedaron supeditadas a la causa investigada. También se constató un vehículo y se proseguirán los análisis de elementos técnicos a fin de seguir aportando pruebas para el legajo, en particular lo que puedan arrojar las pericias sobre los celulares.

Una línea investigativa apunta al vínculo que podría tener uno de los asaltantes con una persona que habría tenido conocimiento del día, hora y lugar donde los empleados se conducían en el auto con la recaudación de la cooperativa.

 

(Fuente: Diario Uno Entre Ríos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here