Victoria.- Los problemas en las islas no son nuevos. Más allá de los incendios (provocados por diferentes causas) en Victoria hay una cuestión de soberanía inseparable de cualquier tópico que se trate dentro de este ámbito. “¿Las islas están para mirarlas o se puede hacer algo?”, se han preguntado más de una vez desde la municipalidad.

Hace poco, a nivel nacional se habló de las islas por los incendios descontrolados que llenaron de humo Rosario. Hace un poco más, los incendios provocados por turistas que se detenían en la traza vial para pescar generaron quemazones.

En la actualidad se está controlando la zona para que no aparezcan nuevos focos ígneos. Es un tema de nunca acabar. Sin embargo, el fuego es uno de los temas entre tantos otros, por ejemplo: pesca, ganadería, ambiente, agua potable, canales navegables, etcétera.

Desde el legislativo local, la nueva gestión (oficialismo y oposición) se está ocupando del tema. Más allá de la resolución aprobada por unanimidad que trataba el manejo del fuego, los ediles se siguen interiorizando en el tema de forma integral.

Tal es el caso de la concejal oficialista Emilia Forlese, quien desde que comenzó su tarea ha procurado interiorizarse en la cuestión islas. “Victoria estuvo a punto de quedarse sin agua, no hay que olvidar esto. De no ser por la obra en la parte de la Laguna Grande, no tendríamos agua potable”, señala Forlese.

“En esta zona se depositan entre 10 y 16 millones de toneladas de sedimentos. El Hombre en todos estos años ha transformado el ecosistema de una manera bastante drástica”, dice.

“Además, tenemos la hidrovía, que hace bastantes años que se está llevando adelante con escasos trabajos de impacto ambiental. Entonces, no se sabe dónde se depositan los sedimentos”, desarrolla. No obstante, la concejal aclara que no está culpando a la hidrovía de la situación actual de las islas victorienses, pero remarca que es necesario realizar estudios de impacto ambiental para determinar las causas de los problemas.

A Forlese le interesa mucho esta cuestión. De hecho, los datos que maneja son alarmantes. “Si la situación sigue como está, en tres años nos quedaríamos sin agua potable”, dice. Luego, aclara que a eso se lo dijo el ingeniero hidráulico Jorge Di Persia, quien trabaja en la Dirección Hidráulica de la provincia y trabajó en la obra de Laguna Grande.

Advertencia

“Desde 1970 hasta el presente no se han llevado a cabo campañas de aforo (mediciones de los sólidos) en esta jurisdicción. Di Persia piensa que, si seguimos así, en Victoria nos vamos a quedar sin agua potable en tres años y el río que tenemos en frente al riacho va a desaparecer”, cuenta.

Es preciso aclarar que tampoco el ingeniero señala a algún culpable. “Por eso es necesario realizar estudios de impacto ambiental, para saber qué pasa”, explica Forlese.

Muchas familias victorienses viven de la pesca. Esta situación pondría en peligro, también, la economía de esos trabajadores. Y a este complicado panorama se le añade que, en la actualidad, cada vez son menos los canales navegables.

“Hay cuatro factores que influyen en los incendios de islas: la gran cantidad de material orgánico, la baja cantidad de vacas (que comen ese material orgánico), el delito y el aumento del lecho del río”, enumera. “La ganadería en las islas es muy importante. Nosotros como bloque estamos alineados de la misma manera: queremos que las islas se cuiden, que no dejen de ser de Victoria, pero tampoco que estén en una vidriera para mirarlas. Queremos que las islas sean productivas y sustentables”, opina.

“Necesitamos más recursos para manejar las islas. Lo que ocurre excede a la municipalidad”, añade.

La concejal del bloque Alianza Cambiemos trabaja en una batería de proyectos referente a la zona de islas. Si bien ya comenzaron a desarrollar cuestiones ligadas a los incendios, persiguen la idea de abarcar de manera integral el tema islas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here