En un mensaje de agradecimiento por el apoyo recibido por gran parte de la sociedad, el doctor Tufi Edgardo Zuleiman (hijo), de Centro Médico Crespo, agregó reflexiones que consideramos de valor no solo por proceder de alguien que está en el “frente de batalla”, sino porque ha conocido el Covid-19 en su propia humanidad, y también su padre, el reconocido y querido doctor Tufi, de quien dice que su vida “ya solo está en manos de Dios”.

“El posteo me salió del alma”, nos dijo hace un momento el Dr. Tufi (hijo) al comunicarnos con él, y en Paralelo 32 queremos replicarlo sobre todo por el interés humanitario del mensaje:

“No soy de escribir en las redes, pero por este medio, quiero AGRADECER infinitamente a todas las personas que de alguna u otra forma hicieron llegar muestras de apoyo, interés, cariño, sus oraciones, por mi salud y mi familia, cómo hacerlo extensivo a todo Centro Médico Crespo, Hospital San Francisco de Asís y en especial al Hospital de la Baxada, donde encontré gran calidad humana y profesional, lo que hace que hay que seguir apoyando y revalorizando la Salud Pública. Agradecer también a colegas y compañeros de salud de mi ciudad. A todos mil gracias.

Esta enfermedad llegó para quedarse, sin ánimo de sembrar miedo ni pánico, pero sí RESPETO hacia ella. Nunca pensé que en mi familia iba a pegar tan de lleno, ya que como sabrán o no, mi padre la está batallando dura y solo está en manos de Dios ya.
Habiendo visto como se desarrollan los cuadros COVID, que todavía tiene con certezas e incertidumbre a la comunidad médica-científica en cuanto al aspecto patológico, veo el gran impacto en nuestras relaciones sociales/afectivas. Es una pandemia inhumana, es cruel, te aleja de tus seres queridos cuando más los necesitas y cuando más ellos te necesitan y quieren estar con vos, y no solo hablo por mi caso familiar, también lo digo hasta del que la padece en forma leve, aislado, con incertidumbre de lo que le puede pasar, en el desamparo.

Creo que esto va a traer un cambio de estilo de vida como sociedad mientras no haya cura, y tendremos que acostumbrarnos a la única herramienta efectiva demostrada para combatir este virus, LA CONCIENTIZACION SOCIAL DE EXTREMAR LAS MEDIDAS DE PRECUACION YA TAN SABIDAS Y VECES NO ESCUCHADAS, TENER EMPATÍA POR EL OTRO.

Considero que la cuarentena está caduca hace tiempo, porque hay que seguir trabajando, produciendo, y eso se puede hacer CUIDÁNDONOS, porque hay que seguir. Apelo a la juventud, los menos vulnerables ellos, a que piensen en sus padres, abuelos, ¡a cuidarse! Pueden pensar ‘a mi no va pasar (yo también lo pensaba)’, pero cuando pasa no se lo deseo a nadie, hay mucha gente pasándola mal en silencio.

Por eso, sin que ellos implique restringir libertades, seguir las medidas básicas de cuidados ayuda a frenar o mitigar que esto sea más llevadero, y DEBE CREAR SOLIDARIDAD hacia todos los equipos de salud privados y públicos de nuestra ciudad, que fuimos y somos los más expuestos a esta enfermedad, al desgaste físico/anímico que nos provoca, ayúdennos con esas simples medidas de cuidado para que podamos seguir asistiéndolos. El recurso humano en salud NO es infinito, Crespo o cualquier otra ciudad puede tener camas, respiradores, que de nada sirven si no hay quien pueda asistir/manejarlos.

Por eso apelo a mi querida ciudad a CUIDARSE. Disculpen lo extenso, pero sentí una gran necesidad de expresar mi humilde opinión, no soy experto, no soy político, solo soy padre de familia, medico, con mis defectos y virtudes, y si de algo sirven estas palabras, bienvenido sea. DE NUEVO MIL GRACIAS A TODOS”

Seguramente una enorme cantidad de pacientes y amigos del veterano médico, padre de quien escribió este mensaje, amado por muchos, elevará una plegaria al Altísimo por su vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here