Nogoyá (Paralelo 32).- La justicia de Nogoyá realizó un allanamiento en una vivienda de calle Alfredo Palacios, luego de la denuncia que realizara una mujer que presta servicio como contratada para las tareas de barrido urbano en la municipalidad de Nogoyá.

Según supo Paralelo 32, en principio, la Unidad Fiscal recibió la denuncia de una barrendera donde manifestó que cuando fue a percibir el cobro de la prestación, le informaron desde tesorería municipal que otra persona ya había percibido por ella el dinero. Ante esto, presentó su formal reclamo a la intendencia y a modo de solución le ofrecieron abonar el dinero y firmar en la misma planilla que ya había visto como firmada, pero esta vez, la firma anterior había sido borrada con corrector y debía estampar su firma en ese mismo casillero.

Ante esta situación, la mujer damnificada concurrió a la Unidad Fiscal a realizar la denuncia por el manejo incorrecto de los fondos del personal subsidiado y también dijo que la encargada del personal de barrido se apropiaba de bolsones de Desarrollo Social del municipio. La justicia intervino, inició una causa y solicitó al municipio las planillas donde queda asentado el pago de las prestaciones.

Sorprendido el fiscal, detectó que en la planilla al menos siete personas tenían la misma firma, es decir que alguien estaba cobrando por ellas cuando no estaban en actividad. Por eso citó a estas trabajadoras, que supuestamente firmaban igual, quienes le confirmaron que hacía mas de tres meses, y en algunos casos seis, que ya no prestaban servicio para el sector de barrido. Era evidente que alguien cobraba ese dinero ilegalmente.

Esto derivó en el allanamiento de este miércoles (11.03.2020), en la vivienda de la encargada del personal de barrido denominado «Onda Verde». Para la justicia, las sorpresas nunca terminaron ya que fueron en busca de pruebas en base a la denuncia y hallaron mucho más.

En el operativo, supo Paralelo 32, el fiscal Federico Uriburu confirmó que se hallaron herramientas inventariadas por la municipalidad de Nogoyá, tales como cortadoras de césped, amoladoras, palas, escobillones, alambre, lijas, cartelería y diversas herramientas de mano. Además se secuestró una importante cantidad de mercadería que coincide en rótulos con la que distribuye Desarrollo Social mediante bolsones.

A partir de ese hallazgo sorprendente, seguramente la causa tendría una ampliación en su caratula y el municipio deberá responder si estaba en conocimiento de la tenencia de los bienes de la ciudad en un domicilio privado. Ayer por la tarde el fiscal no descarta la intervención de mas personas en la inadecuada liquidación de las prestaciones, apuntando a funcionarios o agentes municipales.

Pero al amanecer de hoy jueves hubo otra sorprendente y dolorosa realidad, cuando se supo que la mujer a la que se allanó el domicilio se había quitado la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here