Se espera que guerra en Ucrania desencadene alza en precios de combustible

0

A medida que Rusia traslada tropas a la región de Donbas en Ucrania, los expertos advierten que la posibilidad de que estalle una guerra en Europa, combinada con fuertes sanciones contra Rusia, probablemente cause inestabilidad en el mercado energético, lo que posiblemente se traduzca en costos significativamente más altos para la gasolina y el gas natural.

Debido a que Rusia es uno de los mayores productores de petróleo y gas natural del mundo, las interrupciones en su producción, ya sea como consecuencia no deseada de una acción militar o como respuesta a sanciones internacionales, pueden tener un efecto profundo en los precios de la energía.

Los precios mundiales del petróleo son extremadamente sensibles a las interrupciones del suministro, dijo Ed Hirs, becario de energía de la Universidad de Houston.

«Rusia exporta alrededor de cuatro millones y medio de barriles (de petróleo) por día, en un mercado global que es de aproximadamente 100 millones de barriles por día», dijo Hirs a VOA.

«Si se deja de lado un millón de barriles, ya sea por la guerra o porque las sanciones cortaron la entrega, o si hay una catástrofe con los campos petroleros rusos a medida que avanza la guerra… esperaríamos ver que los precios del petróleo aumenten entre un 20% y un 25%. Eso significaría que el precio minorista de la gasolina subiría de 50 centavos a 75 centavos por galón».

Sanciones impuestas a Rusia

A medida que aumentaron las tensiones en Ucrania durante los últimos meses, los precios del petróleo, en particular, respondieron a la incertidumbre generalizada aumentando considerablemente. El martes, el precio del crudo Brent, que se usa comúnmente como punto de referencia, estaba por encima de los 96 dólares por barril, frente a los 70 dólares de principios de diciembre.

El lunes y martes, los líderes de Estados Unidos y Europa comenzaron a anunciar una lista de medidas punitivas impuestas contra Rusia. La mayoría de las sanciones se dirigieron a bancos y personas rusas ricas, y no fueron un movimiento directo contra el sector energético de Rusia.

La única excepción fue el anuncio del canciller alemán Olaf Scholz de que el gobierno alemán no permitiría la apertura del controvertido gasoducto Nord Stream 2, que transportaría gas natural directamente desde Rusia a Alemania bajo el mar Báltico.

Como el oleoducto nunca estuvo operativo, ese anuncio no tuvo efecto en los suministros de energía actuales. Sin embargo, un alto funcionario de la administración elogió el martes la decisión de suspender la aprobación del gasoducto como un paso importante para romper la dependencia de Europa de Rusia para el gas natural. Dijo además que EE. UU. continuaría aumentando los envíos de gas natural licuado a Europa para compensar por cualquier pérdida de suministro de Rusia.

Biden aborda los precios del combustible

Al anunciar las sanciones de Estados Unidos contra Rusia, el presidente Joe Biden advirtió el martes que tendrían consecuencias para los estadounidenses en forma de precios más altos del combustible. «Defender la libertad tendrá un costo para nosotros también aquí en casa», dijo. «Tenemos que ser honestos al respecto».

Dijo que su administración «tomaría medidas enérgicas para asegurarse de que el dolor de nuestras sanciones esté dirigido a la economía rusa, no a la nuestra». Prometió liderar un esfuerzo coordinado que involucre a los principales productores de petróleo que «mitigará» el impacto de las interrupciones del suministro en los precios del combustible.

«Quiero limitar el dolor que siente el pueblo estadounidense en el surtidor de gasolina», dijo. «Esto es fundamental para mí».

Mercados ya estresados

Como resultado de la pandemia de coronavirus, los mercados energéticos ya estaban significativamente desordenados, incluso antes de que Rusia comenzara a concentrar tropas en la frontera con Ucrania el año pasado.

En las primeras fases de la pandemia, la demanda mundial de petróleo y gas se desplomó cuando los bloqueos impidieron que las personas condujeran y usaran el transporte público. En un momento de abril de 2020, hubo tal exceso de oferta que el precio del petróleo se hundió en territorio negativo, lo que significa que los productores tenían que pagar a los compradores para quitarles la oferta.

Una consecuencia fue una importante disminución de la producción, ya que muchas operaciones de extracción de alto costo se volvieron económicamente insostenibles y se desconectaron.

La demanda se ha recuperado en gran medida, según Gregory Upton, profesor asociado de investigación en el Centro de Estudios Energéticos de la Universidad Estatal de Luisiana. Sin embargo, dijo Upton a VOA, la producción de petróleo se mantiene ligeramente por debajo de los niveles previos a la pandemia, lo que ha agregado una presión alcista sobre los precios.

Los mercados compensarán

Upton le dijo a VOA que si los suministros de petróleo y gas rusos se reducen significativamente como resultado de la guerra en Ucrania, eso alentaría a los productores de petróleo a reactivar algunas de las instalaciones de producción que se cerraron durante la pandemia.

«Si se imponen sanciones al petróleo y/o gas natural rusos, y eso reduce ese suministro al mercado global, eso ejercerá una presión alcista sobre los precios», dijo Upton. «Los mercados responderán. La presión alcista sobre los precios incentivará a la gente a perforar más pozos… y hará que el mercado vuelva al equilibrio».

Eso no significa que no habrá interrupciones, algunas potencialmente significativas, en el corto plazo. Pero, hasta el martes, Upton dijo que los mercados de futuros seguían pronosticando que, a mediano plazo, los precios del petróleo caerían.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here