Según un informe de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, “en la provincia existen aproximadamente 1.200 explotaciones lecheras, de las cuales el 70% se estima que tienen menos de 50 vacas en ordeñe, cantidad mínima para que una familia subsista”.

“El modelo productivo es pastoril con suplementación y hoy se ha instalado un escenario muy desfavorable en la relación precio de la leche versus costo del suplemento (granos). Por otra parte, las lluvias que golpean al litoral desde hace más de un mes han impactado negativamente la producción de dichos establecimientos”, se indicó desde la entidad.

“La principal pérdida se debe a que por el exceso de lluvias no hay ‘piso’ para que los animales puedan ingresar a las pasturas o bien para que el productor pueda acceder para cortar el heno, y esto se refleja en una caída de la producción por falta de alimentación”, se señaló luego, al tiempo que se agregó que “también se genera una pérdida en la producción de las pasturas.

Además, “las condiciones del índice de humedad y temperatura (ITH) han ocasionado un fuerte estrés térmico a las vacas lecheras, especialmente a aquellos rodeos de más elevado potencial de producción individual. Se calcula que la caída de producción con respecto a lo normal para esta época del año oscila entre el 20 al 40 %”.

“Las consecuencias son muy negativas, ya que la mayoría de los establecimientos atravesaron el año una sequía de gran magnitud y por lo tanto, existe una situación de endeudamiento sumamente crítica que se están agravando con cada lluvia”, se advirtió en otro tramo del informe.

Finalmente, se dio cuenta de “las serias dificultades que enfrenta el tambero para poder sacar la producción de sus establecimientos -ya sea en forma de leche cruda o en forma de quesos- debido a la falta de mantenimiento de caminos (con caminos que no han recibido mejoras en más de 20 años)”.

“Hay que destacar que la provincia de Entre Ríos se caracteriza por tener una de las poblaciones rurales de mayor porcentaje en el país y gran parte de ella está ligada a la producción tambera. Departamentos como Nogoyá, Tala, Paraná y Diamante (solo por citar algunos) tienen gran cantidad de tambos-quesería que se encuentran ubicados a más de 50 km de un camino firme.

Esta lamentable realidad ha generado el éxodo de población rural”, se afirmó en el informe de la Bolsa de Cereales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here