Nogoyá.- La semana pasada el Hospital San Blás anunció por Facebook, el medio que ha preferido en los últimos días para brindar información, que comenzó a tener funcionamiento una cabina de desinfección.

Sin mayores explicaciones, el nosocomio informó: “para ingresar al establecimiento se deberá pasar por la cabina de desinfección. Gracias”, omitiendo como deberá proceder el paciente que ingrese a la institución y tampoco aclarando sobre su nocividad, más que nada en personas que tienen problemas respiratorios y suelen tener reacciones a la lavandina y sus derivados.

Ante la falta de un parte oficial, Paralelo 32 acudió a los fabricantes del artefacto quienes accedieron a brindar información sobre el mismo y además contaron los orígenes del proyecto.

La iniciativa fue de Pablo Yturbide, que trascendiera hace un tiempo por su voluntariado en Bolivia para sofocar las llamas en el incendio del Amazonas el año pasado.

Pablo contó que justamente su estadía en Bolivia le permitió hoy realizar las capsulas de desinfección: “fue una iniciativa propia, a través de contactos que tengo en Bolivia, me contaron que allá estaban haciendo estas cápsulas y comencé a fabricarlas mediante el asesoramiento que desde allí me brindaron”, relata Pablo y cuenta que junto a su hermano y familiares están ofreciéndolas a empresas e instituciones, “el Hospital San Blas adquirió dos cabinas y una empresa de Rosario también. Ahora estamos dialogando con gente de Crespo y Victoria, porque de a poco se va comentando y aparecen interesados”, dijo.

“El túnel es una estructura de hierro cubierta por una capa de policarbonato, construida acorde a materiales recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Una capa de protección recubre el policarbonato y se completa la estructura con un sensor, una bomba y un tanque de reserva”, detalló acerca de los datos técnicos del proyecto.

Sobre el funcionamiento, Pablo Yturbide explicó que el artefacto actúa mediante un sensor, “cuando la persona ingresa al túnel, se activa este sensor y este envía señal a la bomba y comienza el sistema de aspersión para descontaminar a la persona”.

Sobre los diversos comentarios que se generaron al comenzar el funcionamiento del artefacto, sobre todo por el compuesto químico que arrojan los aspersores, Pablo confirmó que la solución desinfectante que se utiliza en el túnel debe ser adquirida por la institución o empresa que incorpora el túnel, “generalmente el que está autorizado por la OMS es el hipoclorito de sodio en dosis mínimas. Si bien recomendamos qué solución aplicar, es responsabilidad de la institución como se la utiliza y se prepara”, aclaró.

“Al ser una dosis mínima no mancha la ropa o la piel, ni tampoco afecta las vías respiratorias, se usa un calibre mínimo en los picos pulverizadores”, señala Yturbide.

Sugerido por la OMS

Por último brindó el detalle del componente químico sugerido por la OMS: “el elemento con el que desinfectan principalmente es el sterilón, que pertenece al grupo de antisépticos denominados amonios cuaternarios, que se caracterizan por no ser irritantes para la piel o mucosas. Es antiséptico, desinfectante, bactericida, viricida y micoticida y químicamente está compuesto por 25 gramos de cloruro de Dimetil Lauril Bencil Amonio, 10 gramos de alcohol isopropílico y 100 milímetros de agua destilada”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here