Victoria.- Rocío Arredondo tiene 16 años y en los últimos meses ha sufrido desmayos, entre otras dolencias, producto de una patología degenerativa en su columna vertebral (Escoliosis) diagnosticada con una curvatura de 60º que dificulta enormemente su vida cotidiana.

Paralelo 32 supo que sus padres, César y Romina, comenzaron esta semana con una rifa para la cual están difundiendo dos posibilidades de contactarlos 3436-456076/406840, y colaborar con ellos para afrontar la operación en la Clínica Modelo de Paraná, donde un especialista calcula que le demandará entre cinco y seis horas colocarle los 18 tornillos y dos barras de titanio para corregir esa desviación.

César Arredondo precisó que en este último año Rocío vio muy afectada su cotidianeidad, desde cuestiones de salud a lo emocional. Vale mencionar que la joven además de cursar el 5º año en el Instituto John F. Kennedy, desde pequeña mostró una afición por la danza clásica y el baile folklórico, pero esa pronunciada curvatura en su espalda le impide un número importante de acciones, ya que lo aceptable dentro de esos parámetros de desviación es 20º. Con prácticamente el triple de corrimiento, la joven afronta el día a día con muchas limitaciones.

“En febrero fue la última visita al especialista, ya que con la pubertad esa desviación se aceleró notablemente provocándole dolores en el abdomen, además que las costillas están rozando la cresta ilíaca de la cadera, quitándole capacidad respiratoria”, esta insuficiencia respiratoria es la que ha devenido en los desmayos o mareos a los que hizo mención Romina en esta entrevista con Paralelo 32, le impiden cualquier actividad física.
Rocío debe practicarse resonancias y tomografías (entre otros estudios pre quirúrgicos), para luego someterse a la intervención que alcanza los 375 mil pesos, con la cobertura de obra social de los gastronómicos. “De ese importe más de 220 mil pesos corren por nuestra cuenta, ya que es el valor que cobra el especialista y su equipo para intervenirla; en el caso que la obra social cubra el resto”, relató el papá.

La escoliosis de Rocío, además de presentar una curvatura hacia un lateral “está inclinada del lado izquierdo hacia adelante, y la columna perdió la curvatura natural. Además tiene aplanamiento de las caderas y le cambió la posición de las costillas”, relató el padre precisando que estos cambios se dieron de manera abrupta con el desarrollo.

La familia intenta con los medios que tiene a su alcance poder afrontar esta costosa suma, pero evidentemente no puede, y con toda la vida por delante para su hija, han comenzado esta cruzada para lograr que ella recupere sus anhelos y pueda tener una mejor perspectiva de futuro. Pero Victoria sí puede cuando se une solidariamente. Quienes deseen colaborar también pueden solicitar el número de CBU de la cuenta que tienen a disposición de la solidaridad de los victorienses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here