Tabossi (Paralelo 32).- El lunes 13 de abril entre las 12.30 y las 17.00 se produjo el robo de alrededor de $500.000 en la Municipalidad. Al regresar a la tarde al edificio municipal para continuar sus actividades, la intendente Liliana Landra comprobó que del interior de un armario que tiene en su oficina, sin violentar ninguna puerta ni ventana, se llevaron dos bolsas de nylon que tenían en su interior el efectivo, producto de cobros de electricidad de la cooperativa eléctrica que, durante la mañana, había hecho la Comuna. El dinero estaba destinado al pago de ese servicio público pero no llegó a depositarse en el Banco y entonces habían decido guardarlo en el espacio físico que tiene la presidente municipal.

La denuncia la hizo la propia intendenta. Explicó que estuvo en una reunión y se retiró del municipio luego del mediodía. Regresó alrededor de las 17.00, momento en que advirtió el faltante de la plata. Comenzó a llamar a los integrantes de su gabinete, para saber si alguno de ellos la había retirado, y ante la negativa de todos radicó la denuncia en la comisaría.

En horas de la tarde-noche del mismo día, la Policía, a través de la Dirección Investigaciones y personal de la División Robos y Hurtos efectuó dos allanamientos simultáneos, secuestrando elementos informáticos, la suma de $29.000 y aparatos de telefonía celular.

Todo lo desarrollado fue a partir de disposiciones de la Dra. Elisa Zilli, del Juzgado de Garantías Nº 6, previo examinar cámaras de seguridad del Municipio, donde se corroboraron algunos movimientos y manejos dudosos del empleado sospechado, que pertenece al Área Contable, según se informó desde la Policía a Paralelo 32.

La sospecha se sustenta en que el administrativo habría sido el único que ingresó al edificio en horas de la siesta, según quedó registrado en las cámaras de la Municipalidad. Su presencia en el lugar habría sido efímera, de alrededor de 15 minutos. Cuando le preguntaron por qué fue al lugar, habría dicho que “para realizar tareas laborales en su computadora”. La versión no convence a los investigadores, porque, entienden, podría haberlas hecho en su horario habitual de trabajo, a la mañana.

En la Municipalidad secuestraron una computadora utilizada en ese sector por ese empleado y en un domicilio de calle 20 de Junio los policías se llevaron el resto de los elementos. No hay detenidos ni imputados en la causa hasta el momento, aunque avanzó mucho la investigación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here