Reporte: la gran recesión del COVID-19 ha terminado… para los multimillonarios

0

Distintos organismos financieros internacionales han pronosticado que la recuperación económica tras la pandemia del coronavirus podría tomar años, y hasta décadas, pero para los multimillonarios, nueve meses fueron suficiente. Muchos de ellos han visto crecer sus fortunas en medio de la pandemia,según un reporte de la agencia humanitaria británica Oxfam.

Si bien los más pobres del mundo podrían tardar una década en recuperarse de la pandemia de coronavirus, las 1.000 personas más ricas del mundo sólo necesitan nueve meses para recuperar sus fortunas, según un nuevo informe de Oxfam.

El informe, llamado «El Virus de la Desigualdad», indica que casi todos los países de la Tierra registrarán un aumento de la desigualdad económica debido a la pandemia, la primera vez que el mundo entero ha seguido la misma tendencia.

Esto significa que podría tomar al menos 14 veces más tiempo para que las personas que viven en la pobreza regresen a los niveles pre-pandémicos de lo que los super ricos tardaron en hacerlo.

Para los multimillonarios, sin embargo, la recesión parece haber terminado. El informe de la organización benéfica británica encontró que los diez hombres más ricos del mundo han visto aumentar su riqueza combinada en medio billón de dólares desde el comienzo de la pandemia. Eso sería más que suficiente para garantizar que todas las personas en la tierra obtuvieran la vacuna COVID-19 y para garantizar que nadie sea empujado a la pobreza por la pandemia.

«Las economías amañadas están canalizando la riqueza a una élite rica que está atravesando la pandemia en el lujo, mientras que las que están en la primera línea de la pandemia … están luchando para pagar las cuentas y poner comida sobre la mesa», dijo Gabriela Bucher, directora ejecutiva de Oxfam International.

La pandemia también está teniendo un efecto desproporcionado en las mujeres y las minorías.

Las mujeres conforman alrededor del 70% de la fuerza laboral mundial de salud y atención social, a menudo empleos mal pagados que las ponen en un riesgo mucho mayor de contraer COVID-19, dijo el informe.

Mientras tanto, las personas de color están muriendo a tasas mucho más altas en todo el mundo. En Brasil, los afrobrasileños tienen un 40 por ciento más de probabilidades de morir de COVID-19 que sus contrapartes blancas. En los Estados Unidos, se estima que casi 22.000 negros e hispanoamericanos seguirían vivos si experimentara las mismas tasas de mortalidad que los blancos, según Oxfam.

«Las mujeres y los grupos raciales y étnicos marginados están soportando la peor parte de esta crisis», dijo Bucher. «Es más probable que se les empuje a la pobreza, más probabilidades de pasar hambre y más probabilidades de ser excluidos de la atención médica».

El año pasado, el Banco Mundial constató que si la desigualdad sigue aumentando mientras se contrae el PIB mundial, 501 millones de personas adicionales podrían estar viviendo con menos de 5,50 dólares al día para 2030. En ese escenario, los niveles mundiales de pobreza serían mucho más altos para entonces que antes de que llegara la pandemia.

El informe Oxfam se publicó antes de las reuniones virtuales del Foro Económico Mundial. Normalmente se celebra en Davos, Suiza, la conferencia se trasladó a un formato en línea debido a la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here