Reparan electrodomésticos en desuso y los entregan a quienes lo necesitan

0

Ramírez- Mariano Salzman (50) es de General Ramírez y además de ser empleado municipal (trabaja en Alumbrado Público) se gana el sustento diario reparando electrodomésticos en su taller. Desde que comenzó la pandemia, atento a las necesidades de las personas que estaban solas o más alejadas de sus afectos, comenzó a pensar en cómo ayudar a que puedan transitar ese tiempo y de ese modo, junto a su familia, iniciaron una cruzada solidaria que se extendió a todo el país.

Con la solidaridad como bandera, desde hace poco más de dos años los cinco integrantes se dedican a reparar electrodomésticos que ya no funcionan o están en desuso y donarlos a personas de bajos recursos e instituciones de toda la provincia.

“Vimos que en algunos casos había personas que no tenían siquiera un televisor, por lo que comencé a pedirle a los vecinos equipos que tuvieran en desuso y que quisieran donar. Empezaron a traerlos al taller y en total llegamos a entregar hasta ahora 2002 televisores. También hemos regalado ocho heladeras, 78 estufas y 98 ventiladores”, enumeró a Paralelo 32.

Realiza esta actividad junto a su hijo Brian (25) y con la colaboración de sus hijas Micaela (19), Iara (21) y su esposa María de los Ángeles Folmer (47).

¿Para quiénes?

Salzman mencionó a este medio que los destinatarios son, además de vecinos con necesidades, instituciones que tienen como finalidad hacer un servicio social, como clubes, geriátricos, escuelas y demás. “También hemos podido hacer donaciones a gente post operada, o personas de campo en una situación muy vulnerable, a asilos de ancianos, entre otros. Seguimos trabajando y seguiremos con esto hasta que no pueda más”, aseguró con entusiasmo, mientras reparte el tiempo del trabajo que hace para sostener a su familia y la labor altruista de poder extender una mano al prójimo que más lo necesita en estos tiempos difíciles que atraviesa el país.

“No nos sobra la plata, pero estamos bien y de esta manera podemos seguir ayudando”, aclaró. Y remarcó que “Siempre ha sido a pulmón, sin pedir nada a cambio. Me gusta ayudar a la gente para que pueda vivir mejor. No hay nada más que eso”.

Solidaridad que se replica

Mientras sigue poniendo su empeño en esta labor, destacó que, además de su familia, mucha gente lo acompaña y ayuda a seguir con la tarea solidaria, ya que con la exposición que tuvo al viralizarse su campaña solidaria en redes sociales y ser noticia en medios a nivel nacional e internacional, los Salzman empezaron a recibir mensajes de todo el país.

Mucha gente les envió de diversos lugares, a General Ramírez, artefactos para reciclar o reparar y poder ser donados para que más personas sean beneficiadas por esta iniciativa. “Me han llegado donaciones de cosas de todo Entre Ríos, y también de provincias como Buenos Aires, Corrientes, Misiones. De todas partes del país me siguen llamando para continuar con esto tan lindo”, dijo.

Sorpresa

Mariano contó que para agilizar su labor necesitaba una máquina que tenía un costo de 18.000 pesos que estaba fuera de su alcance pagar, y recientemente recibió una sorpresa, cuando una persona de Crespo le donó esta importante herramienta, solicitándole que no difunda su nombre.

El ramirense contó que “Es una estación de soldar que precisábamos con urgencia y no la podíamos comprar, porque si bien no es un monto exorbitante, para nosotros es difícil, ya que venimos costeando todo lo que venimos haciendo, sin ayuda del gobierno ni de nadie, comprando los repuestos de nuestro bolsillo”, señaló.

A su vez, en sus redes sociales expresó: “Ya la tenemos en funcionamiento le quiero agradecer al empresario de Crespo que se puso una mano en el corazón para que podamos seguir con esto tan lindo, que es ayudar al que necesite un televisor o lo que sea. Pedimos que nos donen lo que no utilizan. Aunque crean que ya no sirve, nosotros lo podemos arreglar. Los pueden acercar a nuestro taller, o llamarnos o escribirnos al 3435170664. Coordinamos y lo retiramos si están cerca”, concluyó.

Un poco de historia

El entrevistado recordó a este medio que “Arrancamos en 2020, en pandemia. Yendo a Aranguren, paramos en un semáforo y vimos un televisor tirado. Lo reparé y empecé esa campaña en ese momento. Nunca imaginamos todo lo que después iba a pasar”, reconoció.

“Solo uno de los 2002 televisores que entregamos es blanco y negro, el resto es a color. También entregamos heladeras, colaborando con ocho familias. La campaña de las estufas comenzó el invierno pasado y sigue ahora, llevamos 78, siendo eléctricas casi todas, muy pocas son a gas. En verano, con los ventiladores, entregamos 98 a instituciones, asilos, centros comunitarios, familias necesitas y post operadas, entre otros. Regalamos ocho lavarropas automáticos, el último fue para una chica discapacitada en la parte motriz. También entregamos juguetes, calzado, ropa y hasta en casos especiales, siempre sin ayuda del gobierno y con trabajo familiar, ayudamos con mercadería a gente que lo necesita. Mientras podamos lo seguiremos haciendo”, advirtió.

Esperanza

Como mensaje esperanzador, Salzman opinó que, “El país está difícil, pero cuando uno se lo propone puede ayudar al que lo necesita. Agradezco a todos los medios, incluso nacionales y de otros países, que se sumaron a la difusión, porque sirve para viralizar todo esto. Desde un garaje, en una casa de familia, seguimos ayudando a personas vulnerables, principalmente nuestros mayores y niños”. Aclaró que “La parte solidaria la hacemos generalmente a la noche, a veces a la madrugada. Durante el día nos dedicamos a la parte laboral nuestra. La entrega la va haciendo Brian en camioneta junto con Micaela. Permanentemente gente me llama, me escribe, vemos incluso nosotros en recorridas que vamos haciendo en Ramírez y la zona”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here