En Francia crece el descontento de los pequeños comerciantes obligados a cerrar sus puertas en el marco del reconfinamiento. En cambio, las ventas de productos en línea podrían continuar su ascenso vertiginoso. Las ventas del gigante Amazon aumentaron un 37% en el tercer trimestre de 2020 a nivel mundial.

El reconfinamiento de varios países y ciudades de Europa, que implica en muchos casos el cierre de comercios considerados como no esenciales, ha significado, en cambio, un aumento notable de las compras por Internet.

Según la Fevad, gremio francés de ventas en líneas, las compras de productos corrientes de consumo (alimentos, ropa, etc) aumentaron un 45,7% en el segundo semestre de 2020.

Sin embargo, crece el descontento contra los gigantes del sector como Amazon -primera plataforma de comercio online en Francia-, que podrían, una vez más, sacar provecho de la situación. El ministro francés de Economía Bruno Le Maire advirtió que Amazon “no debe ser el gran ganador de esta crisis en detrimento de los pequeños comercios o de los supermercados que emplean a cientos de miles de personas”, y prometió subsidios públicos para la digitalización de los pequeños comercios.

El anuncio del cierre de los comercios no esenciales en Francia, (florerías, tiendas de juguetes, ropa, relojerías, librerías y grandes centros comerciales) coincide con la publicación de los resultados trimestrales récord de Amazon. La plataforma líder de las ventas online aumentó en un 37% sus ventas, comparado con el año anterior, y alcanza ganancias de 6200 millones de dólares.

Rebelión de los alcaldes

Para contrarrestar esta tendencia, varios alcaldes franceses firmaron decretos para volver a autorizar la apertura de algunas tiendas, en contra de las ordenes del gobierno que los tildó de «irresponsables».

El mismo debate ha surgido en torno a las ventas de libros. En nombre de la equidad, las librerías francesas, obligadas a cerrar sus puertas, obtuvieron el derecho de poder seguir vendiendo por pedido y el gobierno ordenó el cierre de los anaqueles de libros de los supermercados, acusados de competencia desleal.

Los supermercados piden a su vez la prohibición del llamado ‘Black Friday’, una jornada de rebajas que organizan las plataformas online cada año el último viernes de noviembre, para anticipar las ventas de navidad. El Black Friday representa también una porción importante de las ventas de Amazon. La plataforma propiedad de Jeff Bezos anunció que solo suspenderá la campaña de promoción del Black Friday.

Otros gigantes de Internet registraron ventas récord en el tercer trimestre de este año. Alphabet, casa madre de Google -acusado de práticas monopólicas en Estados Unidos-, alcanzó los 46,2 mil millones de dólares de ventas (+14%) y Facebook publicó cifras de ganancias netas en aumento de 29% pese al boicot de varias marcas en julio por las insuficiencias de la red social en luchar contra el discurso de odio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here