Quienes superaron el covid-19 padecen secuelas que contemplan problemas respiratorios y falta de fuerza muscular

0

Victoria.- Las personas que superan el coronavirus quedan con secuelas físicas que, en muchos casos, necesitan tratamientos para ir morigerando esas afecciones que pueden demorar un tiempo. Al respecto el Kinesiólogo Gabriel Stierch comentó a Paralelo 32 que por tratarse de una enfermedad nueva, desde el punto de vista profesional les representó una readaptación para abordar estas cuestiones. Agregó que esto les implicó investigar y buscar bibliografía que no es muy abundante. Para el profesional, esta especialidad es muy dinámica y a medida que se van aplicando tratamientos se van adaptando, en función de las respuestas del paciente.

Aseguró que la mayoría de los recuperados del Covi19 positivo, han quedado con dificultades respiratorias, problemas musculares, con dolores y falta de fuerza especialmente en el aparato locomotor. Se producen ciertos niveles de atrofia por el tiempo que lleva la recuperación, a raíz de que el paciente trascurre esa etapa en forma prácticamente sedentaria.

A opinión de Stierch hay cuatro aspectos a tener en cuenta, en primer lugar los preventivos. El fortalecimiento de las defensas y cuidados físicos son fundamentales para que en caso de contaminarse con el coronavirus, el organismo esté en mejores condiciones para enfrentarlo. La actividad física es fundamental, además una buena alimentación, cuidar los niveles de hidratación, dormir al menos 8 horas y evitar todo lo relacionado al stress.

El segundo, cuando el virus ingresó al organismo y se encuentra aislado en su casa. A esto  se suma  una pandemia muy extensa que comenzó en marzo y  para los que siguieron las recomendaciones de los organismos sanitarios, estas personas dejaron la actividad social en principio, pero especialmente no realizaban ejercicios. No caminan y los que tenían una rutina dos o tres veces por semana la suspendieron, por el cierre de gimnasios, especialmente las personas mayores de 60 años. En estos últimos casos la labor del kinesiólogo es lograr recuperar la vida que esta persona tenía antes del aislamiento social o domiciliario.

“Se dio el caso de enfermedades crónicas relacionadas a problemas reumáticos que exigían una rutina con ejercicios que dejaron de hacer”.

Etapas más complicadas

Cuando un caso no se resuelve con la reclusión domiciliaria, la persona entra a la tercera etapa, que es la de aislamiento hospitalario, donde se hacen más evidentes los problemas respiratorios y falta de saturación de oxígeno en sangre. El paciente queda internado.

Comentó Stierch que en Victoria están al frente de estos casos equipos médicos (en el hospital y en una clínica privada) que a su criterio está trabajando muy bien y en estos casos el rol del kinesiólogo es fundamental. “Tenemos que realizar lo que se denomina asistencia kinesiorespiratoria,  ayudando al pacientes para que pueda respirar mejor, mueva secreciones, cambiando de posición y en muchos casos para mejorar se pone boca abajo al paciente”.

Hay una serie de ejercicios que tienen por objetivo fortalecer los músculos inspiradores y espiradores que mueven el tórax, que en una explicación simple se trata de los responsables de inflar y desinflar el pulmón.

A esto se suma -cuando otorgan el alta a un paciente- todo lo relacionado a la recuperación de la parte motriz, coordinación y equilibrio, que pueden quedar afectados”. Se  trabaja con un sinnúmero de ejercicios simples y en forma progresiva en estos casos.

Actualmente el departamento de Kinesiología del hospital cuenta con cuatro profesionales que atienden estas cuestiones. Lo integra además un enfermero, se tienen que vestir con trajes especiales con protección y realizan todas las prácticas de percusión, drenaje y aspiración, entre otros.

“El mayor trabajo que nos da el virus está relacionado a la parte cardiorespiratoria, porque todo lo referido a la musculatura de las extremidades, en forma progresiva se va resolviendo”. Reconoció que se van aprendiendo cosas  todos los días en función de cada paciente que pasó  por la virosis y las respuestas en cada caso.    

Cuarto punto es cuando se derivan a terapia intensiva, servicio que no tiene en nuestra ciudad. En estos casos trabajan los kinesiólogo “intensivista” al igual que el resto de profesionales altamente especializados en estas prácticas.

En otro orden comentó que está atendiendo un paciente que pasó por terapia intensiva por vía Zoom que no tiene fuerza en brazos y piernas, tiene dificultades para prenderse los botones de la camisa o peinarse. Agregó que se va recuperando lentamente.

Cuidados

Esta enfermedad exige niveles de protocolo muy estrictos que se deben cumplir,  porque representa un riesgo de contagio para los kinesiólogos que atienden casos de Covi19, además potencialmente podrían diseminar la enfermedad. “Tenemos que ser muy responsables y cuidadosos”, remarcó

Se utiliza mucho la vía informática, especialmente por Zoom, porque no son ejercicios muy complicados, el paciente puede hacerlos en su casa con la supervisión del profesional a través de una videoconferencia.     Finalmente señaló que es fundamental el trabajo del kinesiólogo para los que superaron el coronavirus, pero también  en el caso de gente mayor que quedó aislada hace 7 meses en su casa.  Estos no han realizado ningún tipo de actividad, caminatas, gimnasio,  viviendo  en forma sedentaria, lo que implica un nivel de deterioro especialmente muscular, pero además impacta desde el punto de vista psicológico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here