Insumos tan básicos para la alimentación, como la leche y el pan, no aflojan en la trepada de precios. En el caso de la leche, hay falta de entrega y comercios que están desabastecidos con este producto. Paralelo 32 quiso saber qué es lo que impulsa a precios superiores a 40 pesos, y hasta 50, mientras el tambero recibe 10 pesos.

Lo explica con meridiana claridad el Ing. Jorge Chemes, productor lechero y vicepresidente de la Confederaciones Rurales Argentinas (CRA)

“Veníamos diciendo que había tambos que estaban cerrando y vacas que salían de producción, ahora se demuestra que decíamos la verdad. Pero también es consecuencia de políticas que no generan rentabilidad. Para corroborar eso están los números que demuestran que en los últimos 10 años no pudimos superar los 10 mil millones de litros de leche anuales, ¿eso qué significa?, que si uno tiene durante ese tiempo la misma cantidad de litros con un crecimiento demográfico, tiene la misma cantidad de leche para más gente, y eso es lo que está sucediendo”.

“En esta situación, cuando la demanda presionó un poquito porque cayó la producción a causa de las inundaciones (principalmente en Santa Fe) y cierre de tambos, faltó y creció el precio”.

El dirigente agrario fue muy gráfico al expresar: “Con una caída del 10% aproximadamente estamos en 9.000 millones de litros de leche; el límite del consumo está entre los 8.500 y 9.000 millones de litros, o sea que estamos en el límite, por eso está ocurriendo lo que ocurre”.

–¿Ha caído el consumo también?

_El consumo cayó per cápita, pero hay crecimiento demográfico, a lo que el consumo cayó per cápita lo compensó una mayor cantidad de consumidores, pero se resintió ahora al caer la producción.

Para Chemes, esto se soluciona “generando herramientas y políticas lecheras que incentiven el incremento de producción, porque los tambos se van cerrando, estamos liquidando vacas y estamos en la resultante que te acabo de contar. Por más que hoy se revierta la situación, los resultados no van a ser rápidos. Podemos tener un aumento de la producción ahora porque los precios empiezan a subir y el tambero va a facturar más, pero el tambero no tendrá más rentabilidad porque si bien tienen más precio los costos también han aumentado. Esa brecha no cambió.

— ¿Lo habló con dirigentes entrerrianos, como Etchevehere o De Angeli?

_Desde el gobierno te cuentan una fantasía, que la lechería está creciendo, que nos estamos afirmando.., reconocen la crisis pero dicen que es un problema entre privados y ellos no se meten ahí. Me parece una estupidez, ya que hay muchísimos rubros donde el Estado interviene, pero por otra parte no estamos pidiendo intervención para que fijen precio; lo que estamos pidiendo es que ordenen la cadena y estén atentos a que ningún eslabón domine sobre el otro porque el productor no tiene herramientas para defenderse. Yo siempre hago este cuentito de la cadena de arriba para abajo; que cuando el supermercado baja el precio se lo transfiere al industrial, el industrial se lo transfiere al productor, y éste no puede ir a decirles a las vacas que coman tres kilos menos de balanceado y le den la misma cantidad de leche. El productor es tomador de precio, no es formador, por lo tanto es el eslabón más vulnerable. Parece que hacen oído sordo en el gobierno pero aquí viene mi opinión, yo creo que esto está armado exprofeso, para que termine siendo una lechería chica que abastezca nada más que el consumo interno y que sea un negocio para tres o cuatro, porque está demostrado que desde el gobierno hay una manifiesta intención de apoyar a la industria y no al productor. Por eso digo que a esto es muy difícil solucionarlo porque no hay voluntad política y en consecuencia no va a ser fácil para nosotros, va a ser larga esta lucha.

— Parece claro que también la actividad tambera es empujada hacia una concentración, donde desaparece el chico.

_Comparto totalmente lo que estás planteando, creo que vamos camino a una concentración, sin duda, y al productor chico que quede lamentablemente le va a quedar un destino de integración, formará parte de sistemas integrados como pasó con el pollo, no le va a quedar más remedio. Al gobierno no le importa si a la leche la obtiene de cien productores o de mil, lo que le importa es que esa leche exista para la industria que es lo que le interesa, y es mucho más fácil manejar a cien productores que a mil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here