Crespo– Cada tanto el agua del arroyo Crespo aparece turbia o blanquecina y no pocas veces maloliente. Esta situación se agravó generando malos olores en toda la extensión del curso del agua inclusive en el tramo que atraviesa el Parque del Lago, donde fue percibido por quienes aprovecharon el buen clima de estos días para hacer su recorrido por la vereda lateral del anfiteatro o ingresaron por el puente hasta la vía aeróbica.

El intendente Darío Schneider, dijo a Paralelo 32 que la empresa Sagemüller hace muchos años fue autorizada a volcar sus efluentes a la red cloacal, por lo que abona una sobretasa. Con la reapertura del frigorífico tuvo un cierto nivel de faena, que fue aumentando, y sobrepasa su nivel de producción colapsa el sistema cloacal, y vuelca al canal pluvial de calle Rivadavia, que desemboca en el arroyo. En muchos sectores directamente no existe el caño por donde circulan los líquidos, porque la conexión corresponde a la trama inicial de la ciudad donde se utilizó caño de cemento, que se destruye por los gases de los efluentes.

Recordó que en 2016 el municipio hizo el primer reemplazo de 350 metros de una red troncal colocando una cañería de 200 mm diámetro entre el Frigorífico Optimo y la intersección de Avda. Independencia y Otto Sagemüller, que fue una inversión compartida con la empresa. En forma más reciente, con fondos municipales se concretó un nuevo tramo en calle Rivadavia, desde Estrada al noroeste. Cuando se creía que el problema de los olores nauseabundos estaba superado surgió un nuevo inconveniente. Ahora se rompió una cámara, que también estaba siendo reparada en estos días.

Por su parte, el secretario de Gobierno y Ambiente, Omar Molteni recordó además que en la cámara de conexión exterior, la Municipalidad realiza por sus medios el  tratamiento de los líquidos residuales para degradar sustancialmente el contenido orgánico y lograr una mejor calidad del efluente que llega a las lagunas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here