Muchas veces, desde diversos sectores, se habla de los futbolistas como si fueran simplemente un producto con fecha de vencimiento. La frase: “No puede jugar más en la selección”, hace eco en todos lados. Pero, quiénes somos nosotros para decir que alguien no va más en su trabajo? Cuántos casos se han visto de futbolistas que vuelven al pico de su rendimiento en otro entorno? Por qué no se analizan los contextos para sacar conclusiones respecto de los mismos?

Hace pocos días, Ángel Di María se quejó a través del diario francés L’equipe de que no lo han llamado una sola vez de la Selección Argentina (Su última participación data de la Copa América en Brasil, donde el conjunto albiceleste quedó eliminado en semifinales ante el local). A partir de esta declaración, surgieron diferentes comentarios en redes sociales y medios de comunicación, pero sin tener en cuenta lo que más arriba remarqué: el contexto.

El reclamo del futbolista del Paris Saint Germain surge desde la fantástica temporada en su equipo. Las estadísticas marcan que en los 37 encuentros disputados marcó 11 goles y generó 21 asistencias (un total de 32 participaciones). Números muy interesantes en una Liga europea que incluyen datos de UEFA Champions League (doblete a Real Madrid). Pero más allá de los dígitos, Di María ha tenido un gran último año. Su velocidad sigue siendo destacada, posee un gran remate de media distancia, aunque su mejor desempeño ha sido desde el sector derecho (donde en Argentina se lo vio poco).

Muchos aseguran de que la competición en la que participa no es la más competitiva y por eso las estadísticas, pero lejos está la Ligue 1 de ser menos que alguna de América, por ejemplo. La Primera División de Francia ingresa en el Top 7 sin dudas. Y quizás sea por allí que, el rosarino, pida ser una opción en el ataque de Lionel Scaloni.

Lionel Messi, Sergio Agüero, Lautaro Martínez, Paulo Dybala y Lucas Alario o Darío Benedetto son para el cuerpo técnico argentino, delanteros de características indispensables para contar en su equipo. Pero puede que le haga falta una alternativa en ese poderío ofensivo. Se nota la ausencia de un extremo que pueda asociarse y sobre todo desequilibrar al espacio. Acá es donde puede tener una oportunidad Ángel Di María.

Está bien. Lucas Ocampos, el ex River que hoy juega en Sevilla, puede ocupar perfectamente ese lugar. El extremo del equipo andaluz juega cada vez mejor, es una gran opción y ya demostró sus cualidades en la Selección Nacional.
Pero, a pesar de este caso, el reclamo de Di María se debería considerar por lo menos serio. No hay otros futbolistas en las grandes ligas de Europa que les pueda competir a ellos dos.

Perotti en Roma está lejos de un gran nivel. Existen otros con características distintas, pero que también pueden ocupar el lugar. Caso Ángel Correa, más destacado en espacios reducidos, pero no ha tenido una gran temporada. Podrían ser Erik Lamela, Manuel Lanzini, aunque, así mismo son diferentes.

Con estos datos, el futbolista del PSG podría ser, al menos, llamado por Scaloni. Aunque muchas voces dicen que su momento ya pasó, que hay que hacer un recambio, que ha tenido rendimientos muy buenos y otros muy bajos, que se lesiona siempre (como si alguien eligiera hacerlo), entre otras cuestiones.

Quizás estos comentarios tengan razón, que es un futbolista el cual su momento en la Selección ya pasó, sin embargo, ningún contexto es igual. Por sus características y nivel demostrado, no es una mala opción en la ofensiva, como extremo o segunda punta. Pero, podría llegar a ser considerado.

¿Vos qué pensás? ¿Di María no va más en la Selección Argentina o creés que puede ser una alternativa debido a su actual rendimiento?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here