¿Puede Europa competir con la iniciativa de la Franja y la Ruta de China?

0

Por Henry Ridgwell y Kris Cheng.- La Unión Europea lanzó esta semana un fondo de 340.000 millones de dólares, llamado Global Gateway, para impulsar la infraestructura en todo el mundo que, según los analistas, tiene como objetivo rivalizar con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China.

Pero, ¿puede competir con los miles de millones de Beijing?

La UE dice que Global Gateway financiará infraestructura digital, climática, energética y de transporte de alta calidad, incluidos cables de fibra óptica, carreteras, ferrocarriles y energía renovable, principalmente en países en desarrollo.

Transición verde

El fondo «invertirá en todo el mundo para apoyar nuestras prioridades, es decir, la transición verde y digital», dijo a finales de noviembre la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una conferencia de prensa.

«Piensen, por ejemplo, en la inversión en hidrógeno limpio. Tenemos países aliados que tienen una gran cantidad de energía renovable. Piensen en la energía eólica o solar para producir hidrógeno, que es de interés para ellos y para nosotros, o piensen en cables de datos submarinos conectando los continentes», dijo a los periodistas. «Global Gateway también se centrará en los enlaces de transporte, la capacidad de atención de la salud (…) asímismo apoyará a las escuelas y los sistemas educativos».

El fondo ofrecerá el equivalente a 340.000 millones de dólares hasta 2027, la mayoría en préstamos en lugar de subvenciones.

Valores democráticos

«Queremos adoptar un enfoque diferente. Queremos demostrar que un enfoque democrático basado en valores puede cumplir con los desafíos más urgentes. Queremos demostrar que, por un lado, puede satisfacer las necesidades locales, pero también, por otro lado, abordar los desafíos globales que enfrentamos. Y así, en cierto modo, también, por supuesto, beneficiar a la Unión Europea, porque Global Gateway también se trata de nuestros intereses estratégicos en todo el mundo», esgrimió Von der Leyen.

El proyecto también trata claramente de geopolítica, dijo el analista Jonathan Holslag, profesor de política internacional en la Universidad Libre de Bruselas.

«La Comisión Europea obviamente no quiere decirlo, pero el principal objetivo detrás del Global Gateway es responder a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, la nueva Ruta de la Seda de China», explicó Holslag a la Voz de América. «Muchas empresas europeas se han enfrentado a una enorme competencia de sus rivales chinos. También han visto que los países se están deslizando hacia la órbita de China».

Francesca Ghiretti, analista del Instituto Mercator de Estudios de China de Alemania, dijo a la VOA que la Unión Europea deberá ser estratégica respecto a los proyectos que seleccione, pero prevé inversiones dirigidas hacia África y la India.

«Sabemos que hasta ahora África sería un gran foco de Bruselas, y probablemente también la India, a la luz del hecho de que en 2022 habrá dos cumbres, una cumbre UE-África y una cumbre UE-India», aseguró.

Competencia china

¿Son los 340.000 millones de dólares de Europa suficientes para competir con Pekín?

«Dada la necesidad de desarrollo de infraestructura en todos los aspectos, ya sea que se trate de ferrocarriles, puertos, etc., esto es solo una gota en el océano, se podría decir», esgrimió Holslag.

«Pero también, si lo compara con lo que China está invirtiendo, sigue siendo bastante pequeño. China tiene hoy una cartera total de préstamos y créditos en el extranjero de alrededor de 1,5 billones de dólares estadounidenses», explicó el experto.

Esa potencia financiera se mostró en Laos esta semana, cuando el país inauguró oficialmente un enlace ferroviario de 1.000 kilómetros por 5.900 millones de dólares con Kunming, en China, que fue financiado en un 60% con préstamos estatales chinos.

El ferrocarril, que conecta la capital de Laos, Vientián, con la ciudad del sur de China a través de exuberantes montañas tropicales, es uno de los cientos de proyectos lanzados bajo la Franja y la Ruta para expandir el comercio mediante la construcción de puertos, ferrocarriles y otras instalaciones en Asia, África y África Pacífico.

Deuda

Para algunos analistas, los costos de la deuda china son peligrosamente altos.

«La situación de covid no es un buen augurio para hacer dinero con el ferrocarril, y eso significa más deuda, menos ingresos, menos exportaciones», dijo a The Associated Press Greg Raymond, de la Universidad Nacional Australiana.

«Para mí, cuando miro los hechos sobre la situación económica de Laos, es difícil evitar la conclusión de que se están deslizando más profundamente hacia una especie de órbita china simplemente por las decisiones económicas que han tomado», dijo Raymond.

China también ha invertido mucho en Europa, comprando puertos, incluido el Pireo en Atenas, el sexto puerto de contenedores más activo de la UE, y financiando rutas de transporte en los estados balcánicos. Montenegro se vio obligada recientemente a buscar ayuda de bancos europeos y estadounidenses para pagar un préstamo chino de 1.000 millones de dólares utilizado para financiar una nueva autopista.

Alternativa europea

Después de ver a Beijing trasladarse a su patio trasero, dicen los analistas, la UE quiere ofrecer una alternativa. La UE dijo esta semana que su programa Global Gateway podría funcionar en conjunto con el fondo de infraestructura Build Back Better World (Reconstruir un Mundo Mejor), de Estados Unidos, lanzado junto con otros miembros del G-7 en junio.

Pero Europa no puede competir en los mismos términos que China, sostuvo el analista Holslag.

«También tenemos que ver si los países en desarrollo están interesados en adoptar las condiciones que se impondrán a los préstamos europeos, en términos de sostenibilidad medioambiental, transparencia, etc.», dijo Holslag a la VOA.

Reacción de China

China niega que la Iniciativa de la Franja y la Ruta cree trampas de deuda. Beijing aún no ha respondido directamente a los planes europeos.

Respondiendo a una pregunta sobre el fondo estadounidense Build Back Better World, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, dijo a los periodistas el pasado 9 de noviembre: «Hay mucho espacio para la cooperación en el campo de la infraestructura global, donde las diferentes iniciativas no compensarán o compensarán reemplazarse. Lo que el mundo necesita es construir puentes en lugar de derribarlos, estar interconectados en lugar de desacoplarse, y ser mutuamente beneficiosos, no cerrados ni excluyentes».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here