Protestante, una Comuna que ahorra e invierte en herramientas para lograr autonomía

0

Aldea Protestante- Duilio Herbel empezó a incursionar en política en el año 2000, durante la gobernación de Sergio Montiel, siendo en ese momento secretario de la Junta. No había elecciones y todos los nombramientos se hacían por decreto. En el 2003 se aprobó la ley para que se empezara a votar en las Juntas de Gobierno, siendo elegido para seguir hasta 2007 en el mismo cargo. Se alejó ocho años, colaborando pero ya sin cargo formal. Volvió a presentarse como candidato en 2015 y los vecinos lo ungieron como presidente de la Junta.  

Llegó después la esperada Ley de Comunas, siendo Protestante una de las 55 localidades beneficiadas en la provincia. Herbel volvió a presentarse y se convirtió en el primer presidente de la Comuna, cargo que ostenta, en un contexto particular marcado por la pandemia.

Protestante tiene características particulares, con una planta urbana de alrededor de 750 habitantes, llegando a los mil si se incluye al ejido. Su historia y su identidad está emparentada con los alemanes del Volga de confesión protestante (como lo certifica el propio nombre de la población), o evangélicos como prefieren ser llamados, y su actualidad tiene mucho que ver con la variedad de productos artesanales, algunos con impacto nacional, como la legendaria Talabartería Otto; además de sabores únicos que hacen de la aldea un sello distintivo de la provincia. Tampoco se puede pasar por alto la histórica carpintería (hoy fábrica de muebles) de Wilczyñsy, ni su camposanto que guarda a los abuelos dormidos, en algunos casos traídos desde largas distancias.

“Pasar a ser Comuna nos cambió en lo económico sustancialmente. Si sos ordenado, la que recibís es una plata que rinde, te permite sumar personal administrativo, delegar, refuncionalizar, hacer las cosas de una mejor forma. No son grandes sueldos los que pagamos, pero sirven y ayudan. Soy uno de los presidentes que menos cobra en la provincia, pero entiendo que es parte de cumplir con lo que pregono, de ser austeros”, comentó Duilio Herbel a Paralelo 32.

Recordó, sobre los inicios de la pandemia, que “No estábamos de acuerdo con los controles que se hicieron, porque en nuestro caso tenemos varios accesos. Los que se encontraban con el control, empezaban a esquivarlos. Diamante cerró hasta con montículos de tierra y la gente entraba igual por la zona de la curtiembre. Nosotros creemos más en la concientización de la gente, porque no podemos estar detrás de cada vecino. Ya todos sabemos cómo debemos cuidarnos. No tuvimos cantidad importante de contagiados, fueron entre nueve y diez y hace tiempo estamos sin casos”.

Al describirla, indicó que “Somos una aldea pujante, con mucha gente que vive del agro. No tenemos pobreza extrema, sí gente humilde, como en todos lados. Hay demanda en acción social, lógicamente, piden apoyo específico para alguna cuestión puntual, como un medicamento, un viaje o algún bolsón de comida, no más que eso. No subvencionamos con planes a nadie, todos los que reciben una ayuda hacen alguna changa, algún trabajo, se defienden. Nosotros apoyamos”.

Reconoció que “Hay mucha demanda de caminos. La gente pide poder transitar, trabajar, moverse. Piden salir los días de lluvia y evitar la polvareda los días de intenso calor. Ahora la idea que tenemos es extraer piedra de arroyo del campo de un vecino para apaciguar la situación. Vialidad el año pasado vino una vez, acompañándonos con una retro y un camión. Al resto pudimos hacerle frente nosotros mismos con lo que tenemos”.

La gestión

La transformación jurídica de Junta a Comuna implica, entre otras cosas, la potestad para el dictado de ordenanzas que permiten reglamentar la vida institucional en el pueblo. Herbel analizó el particular primer año y opinó que “A esta gestión le pondría un 7 hasta ahora, pero lo mejor es que puntee la gente. Trato de hacer las cosas bien, pero el que hace se equivoca y el que no hace nada es el que nunca se equivoca. Me queda como cuenta pendiente la obra del acceso, es un anhelo que lleva muchos años. Todas las semanas llamamos a Vialidad, siguiendo el expediente. Te desgasta no tener el resultado que busca toda la aldea. Fue promesa de campaña del gobernador en Valle María, cuando inauguraron la Planta potabilizadora de agua. Creo en la palabra, quiero seguir creyendo, sé que la pandemia complicó las cosas, pero este pedido no viene de 2020, viene de muchos años. Por esas mismas malas condiciones dejaron de entrar hace muchos años los colectivos. Eran pocos los que viajaban, pero se usaba, era un servicio para la aldea. Son cosas que se perdieron, para la comodidad de la gente”, ejemplificó.

Recordó que “Tampoco tenemos cajero y entonces para cobrar un jubilado tiene que irse a Diamante o Valle María, que ya tiene sus problemas porque toda la zona va a ese cajero. La gente se queja, pero es el agente financiero de la provincia el que tiene que resolver el problema. Cinco localidades con un cajero no es algo que esté bien. Todo es limitado y es un costo más el viaje. Lo pienso principalmente por los jubilados, que de por sí cobran poco. Tenemos Entre Ríos Servicios, y lo que recaudamos es lo que tenemos para ofrecer cuando la gente necesita sacar dinero acá. Veo a Valle María, comparo, y me gustaría estar así. El sueño es parecernos a esa realidad, con gas, cloacas, su balneario que genera dinero, el banco, Registro Civil y mucho pavimento”, dijo.

El añorado acceso

La necesidad de que se repavimenten los tres kilómetros del acceso desde la Ruta Provincial Nº 11 es sostenida en el tiempo por la comunidad. No declinan en la decisión de contar el “por qué” de la importancia. “Hoy el acceso está en el presupuesto provincial pero sin financiamiento. A mediados del año pasado se planteó que era de alrededor de 81 millones de pesos el costo, con la inclusión del ensanchamiento y la reparación del puente. Ahora todo aumentó, hay que recalcular otra vez y al financiamiento hay que salir a buscarlo. Es una decisión política que deben tomar en la Provincia. Lo pido desde 2017, pero ya anteriores presidentes de Junta lo solicitaron”, explicó.

Basta volver a los archivos para encontrar noticias que se difundieron en enero de 2019, cuando el gobierno provincial daba cuenta de que la directora de Vialidad ya recibía a Herbel para “repasar las mejoras que se harán en el acceso” y de “la intención del Gobernador Bordet de repavimentar el acceso”. Herbel recordó en ese momento que “Nosotros nos habíamos reunido en mayo del 2017 con el gobernador y técnicos de Vialidad para plantear las necesidades de la obra, a lo que se elaboró un proyecto para rehabilitar el acceso y un puente que nos conecta con la RP11 y otras localidades”. El tiempo pasó y siguen esperando. “La relación con la Provincia no es mala, gestionamos y algunas cosas recibimos, pero tratamos de tener autonomía para ser más dinámicos. Es mi forma de hacer las cosas. Cuando no se puede, pedimos a la Provincia, pero tratamos de trabajar con lo que tenemos, sin excusas. Algunas cosas podemos hacerlas, pero el acceso, por citar un ejemplo, sí o sí tiene que contar con el respaldo, en los hechos, del gobierno provincial”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here