Crespo (Paralelo 32).- La Cámara de Casación Penal Federal y el Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos recomendaron a los distintos juzgados tener en cuenta la situación de los presos en las cárceles a fin de evitar que se contagien de coronavirus. Por ello es que impulsó la morigeración de la prisión efectiva y propuso el otorgamiento de prisiones domiciliarias a las personas que puedan estar en los grupos de riesgo por edad, por problemas de salud o por estar cerca de concluir las condenas. De esa manera, en la provincia recibieron el beneficio desde 10 de marzo al 20 de abril 165 privados de la libertad.

Entre ellos hubo quienes obtuvieron la libertad condicional, libertad asistida, otros salieron por haber cumplido la condena y la gran mayoría pasó a prisión domiciliaria.

Tres personas jóvenes entre 25 y 30 años, hermanos entre sí, acusados de un supuesto homicidio en la ciudad de Paraná, un hecho ocurrido en el mes de diciembre del año pasado que se investiga en la órbita de la justicia provincial, se encuentran cumpliendo prisión domiciliaria en la casa de un familiar, que hasta donde pudo saber Paralelo 32 sería el padre, residente hace varios años en Barrio Azul. Al momento del beneficio estaban en prisión preventiva dos de ellos alojados en la Unidad Penal Nº 1 quienes salieron de la cárcel el 9 de abril y el tercero obtuvo la prisión domiciliaria al día siguiente, hasta entonces se encontraba detenido en la Unidad Penal Nº 8. La prisión domiciliaria es una medida que se adopta generalmente para sacar a los presos o imputados del ambiente donde se produjeron los hechos.

El cumplimiento efectivo del arresto domiciliario debe ser controlado diariamente por personal de la Comisaría local, que se acerca al domicilio fijado a constatar su permanencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here