El Director de Epidemiología de la provincia, Dr. Diego Garcilazo, explicó que faltan algunas vacunas en los nosocomios públicos porque no las envían desde la Nación.

A través de un fondo, esta última compra a los laboratorios, en base a una programación anual, cada provincia envía a la Secretaría de Salud de la Nación, en el mes de julio,  la cantidad de dosis que necesita para el año venidero.

Hay un área denominada Dirección de Inmunizaciones, responsable de la logística de distribución a todo el país. Se deben entregar por etapas para asegurar la cadena de frío, las cámaras no alcanzan para albergar la cantidad de dosis que necesitan en el año. “Por tal motivo estamos recibiendo partidas cuatro veces al año”.

El funcionario explicó que no han llegado la cantidad de dosis de acuerdo a lo planificado y no ha quedado stock en la provincia, algo que ocurre también a nivel nacional.

Reconoció que el calendario incluye 21 vacunas y no todas están en falta, de todas maneras hay algunas como la que previene la meningitis que viene con problemas desde el año pasado, se demoran en los envíos y llegan menos de lo solicitado por la Dirección de Epidemiología. A esto se agrega que no se reciben las cantidades necesarias de vacunas contra la de varicela, la triple bacteriana celular y la Salk (poliomielitis).

Después están las denominadas estacionales, como la que previene la gripe, comienzan al inicio del otoño, según lo informado por el gobierno nacional, esta semana estarían llegando a la provincia estas vacunas. De todas maneras en diálogo con Paralelo 32 comentó que hasta que no estén en la repartición no se puede confirmar y por ahora es una promesa de Salud a nivel nacional.

También les informaron que llegaran las faltantes que corresponden a otras enfermedades. “Este es un problema que se ha agudizado desde el año pasado, un problema recurrente, al menos en 5 de las 21 vacunas que prometieron enviar”, remarcó. Agregó que esto ha ocasionado que los centros de salud de la provincia se hayan quedado sin stock.

Procedimiento

Explicó además que por ley, la compra y distribución de las vacunas a la provincia es responsabilidad de la Nación, además del calendario oficial que difunde anualmente, forman parte de las políticas de salud.

Es imposible en estos casos que la provincia se pueda hacer cargo, porque no dispone de una infraestructura para manejar este procedimiento en forma directa, además sería ilegal.

También hizo referencia a lo que ellos denominan “oportunidades perdidas de vacunación”, porque si bien en algún momento ese producto llega, muchas personas y chicos especialmente, que fueron a inmunizarse no lo hicieron por la faltante y no volvieron  al centro de salud o al hospital para aplicarse las mismas. “Esto ocurre en forma frecuente”, comentó.

Efecto

Además sostuvo el profesional desde la aplicación de la vacuna pasa un tiempo hasta que el organismo forma los anticuerpos. Esto significa que si se aplica una dosis antigripal en junio cuando circula el virus en forma frecuente, en pleno invierno, es posible que no tenga los mecanismos para rechazar o defenderse de esa infección. “Hay un tiempo para vacunar no es en cualquier momento”, señaló.

Según Garcilazo en referencia a esta última patología se aplica a principios de otoño, a los grupos de riesgo que son menores de 2 años y mayores de 65 pero además a embarazadas, las que están en etapa de puerperio. A estos se incluyen  grupos que  tienen enfermedades crónicas o bajas las defensas y son  más vulnerables frente a la gripe.

Nuestra provincia, según determinados factores o en períodos que tienen una mayor demanda, recibe anualmente entre 160 y 200 mil dosis de antigripal.

Finalmente explicó que apenas reciban las partidas, se iniciará una campaña de difusión para que la gente sepa que puede concurrir a los centros de salud y hospitales públicos a vacunarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here