Por Hugo Schira.- El satélite argentino SAOCOM 1B partió el domingo 30 de agosto desde Cabo Cañaveral (Estados Unidos) al espacio para realizar imágenes y datos de detección de la humedad del suelo y obtener información de la superficie terrestre en cualquier condición meteorológica u hora del día. Su uso será en beneficio de la meteorología y el agro.

Es el primer paso de un renovado plan espacial nacional que desarrolla la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), con el aporte de los científicos e ingenieros de INVAP y otras empresas tecnológicas argentinas.

Tras el lanzamiento exitoso del SAOCOM 1B, se completó la misión Saocom (el 1A había despegado en octubre de 2018). Los satélites argentinos de observación ya conquistaron el espacio. A éstos, deben sumarse los Arsat, satélites geoestacionarios de telecomunicaciones: el I y el II, colocados en órbita en 2014 y 2015, y el Arsat III, que espera su relanzamiento.

También están planificados el satélite Sabia-Mar que se dedicará a la prospección oceánica en el Mar Argentino, y el Satélite Latinoamericano de Meteorología.

“Estamos muy interesados en conseguir que el Banco Interamericano de Desarrollo financie el Satélite Latinoamericano de Meteorología, en el marco de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Es un proyecto muy interesante porque si bien es de alcance regional, será nuestro país el que se encargue de la fabricación del satélite. Nuestra nación es la más capacitada en el rubro”, dijo Roberto Salvarezza, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, en declaraciones periodísticas.

Argentina lidera la investigación tecnológica espacial a nivel latinoamericano. En medio de tantas noticias autoflagelantes, una buena merece ser destacada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here