Buenos Aires.- En 2018 las ventas de fuegos artificiales bajaron un 15%, con una media de $600 por compra, esto se debe a que cada vez más provincias y organismos gubernamentales desalientan o prohíben su uso. En Córdoba 8 de cada 10 ciudades ya la prohíben.

El uso de pirotecnia es muy usual en las fiestas de fin de año, la manipulación directa puede generar lesiones cutáneas, oculares y auditivas, también afectar a quienes se encuentren en el radio de explosión. Las quemaduras son la secuela directa más visible, no obstante gracias al retroceso del uso de pirotecnia, también han disminuido los casos con respecto a años anteriores.

El sistema auditivo también se ve afectado, especialmente cuando las personas se encuentran a una distancia muy reducida con respecto al petardo y, si bien el sistema tiene un procedimiento de protección natural contra sonidos fuertes, este se activa tras 10 centésimas de segundo, mientras que la pirotecnia tiene una duración aproximada de 1 centésima de segundo.

“El nivel de ruido que emite la pirotecnia se ubica entre los 150 a 175 decibeles, nuestro sistema auditivo puede tolerar hasta 85db sin generarle consecuencias a la audición. En ese sentido, recomiendo alejarse entre 15 y 20 centímetros en el caso de adultos, teniendo en cuenta que cuanto más lejos esté la persona menor será el daño. Por otro lado, para bebés y niños pequeños es recomendable que se encuentren dentro de un espacio cerrado para reducir la exposición al ruido, dado que tienen un sistema auditivo más sensible” Explica Agustina Leiro, fonoaudióloga y asesora de Gaes Centros Auditivos

Utilizar tapones o auriculares cuando se manipulan fuegos de artificio es una protección recomendable y efectiva para disminuir el impacto sonoro de las explosiones, exponerse a la pirotecnia puede desarrollar distintos grados de hipoacusia que, en la mayoría de los casos, puede dañar irreversiblemente el oído interno. Sin embargo, identificar esta pérdida auditiva puede llevar tiempo, es por eso que hay que prestarle atención a otros signos en el caso de una urgencia.

“La otorragia, manifestación de sangrado en el oído, las alteraciones del equilibrio, si la persona está tambaleando o mareada, aún encontrándose sentado u acostado o síntoma de vértigo, por ejemplo, nos deben llamar la atención y hacer concurrir con rapidez a una sala de emergencia” Comenta Leiro

Otro síntoma recurrente en personas expuestas a ruidos excesivos como el de la pirotecnia es la percepción de un sonido o zumbido, llamados acúfenos o tinnitus. Si bien con el transcurrir de las horas puede desaparecer o aplacarse, cuando este síntoma no se elimina, es necesario recurrir a una consulta médica para definir un tratamiento acorde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here