Victoria.- El coordinador municipal de salud, Federico Picchi, brindó cursos de manipulación de cadáveres a las empresas funerarias y a la policía. La capacitación puntualizó el manejo de cadáveres de personas fallecidas por COVD-19 y se realizó para que las distintas instituciones puedan obrar adecuadamente en tal caso.

“Tanto la policía como los empresarios de los institutos funerarios tenían algunas dudas respecto de manipular cadáveres con seguridad. Entonces, vimos qué equipo usar, cómo hacerlo y les expliqué cuál es la dinámica del virus”, contó Picchi. “También, vimos cómo es el circuito del virus y las áreas vulnerables que tenemos en el manejo de los cuerpos. En todo este esquema de trabajo, apuntamos a los momentos donde se pueden correr riesgos”, continuó.

Asimismo, el coordinador municipal de salud les explicó cuál va a ser la función de cada institución mencionada y desde dónde van a trabajar. “Supongamos que un paciente fallece en una guardia, lo ideal es trasladarlo lo menos posible. Además, hay que hacerlo con una bolsa especial, proveída por el ministerio, que tiene poros muy chicos”, explicó.

En este sentido, Picchi detalló que hablaron de los elementos necesarios, cómo utilizarlos y los procesos que hay que realizar. “Hay dos momentos que son muy sensibles: cuando manipulan el cuerpo en sí y cuando se sacan el equipo de protección. Se debe tener precauciones para evitar contaminar las áreas que están limpias”, dijo.

El curso dado por el médico se enmarca dentro de las actividades planeadas para que las distintas instituciones estén capacitadas para actuar en caso de que sea necesario. Ésta y otras medidas son debatidas por el Grupo Operativo que aborda las medidas a tomar y tomadas ante la pandemia.

Ministerio de Salud

Desde el Ministerio de Salud de la Nación se envió una documentación que indica recomendaciones para manejo de cadáveres. A este respecto, el documento aclara: “No existe por el momento una guía específica para el manejo de cadáveres de personas fallecidas por COVID-19”. No obstante, se tomó en cuenta lo contemplado en las Directrices de la Organización Mundial de la Salud publicadas en 2014 sobre Prevención y control de las infecciones respiratorias agudas con tendencia epidémica y pandémica durante la atención sanitaria.

“Aunque no hay evidencia sólida hasta la fecha del riesgo de infección a partir de cadáveres de personas fallecidas por COVID-19, de acuerdo a lo observado para otros virus respiratorios y por el principio de precaución, se considera que estos cadáveres podrían suponer un riesgo de infección para las personas que entren en contacto directo con ellos”, especifica el documento. En resumen, se contemplan recomendaciones para Enfermería, traslado desde la sala de internación o espacio de aislamiento, autopsia, equipo de protección (puesta y retirada del mismo), limpieza de las salas, y transporte al tanatorio y destino final.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here