Días pasados en la ciudad de Victoria disertó sobre “Perspectivas Económicas de la Argentina y Mercados Agropecuarios, el Lic. Carlos Seggiaro (*), quien explicó que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) representa en sí un plan económico, el gobierno argentino acordó con este organismo una serie de pautas de políticas que abarcan hasta el 2020, lo que significa que excederá el actual gobierno y lo recibirá la próxima gestión, sea del signo político que sea. “Es el plan del FMI y marca la cancha”.

“Nuestro país está expuesto a un escenario recesivo que va a involucrar a millones de personas, las que tendrán un deterioro de su poder adquisitivo, son varios segmentos sociales”. Consideró que esto se va a profundizar en los próximos meses.

Ante una consulta de nuestro Semanario sobre si esto puede provocar algún problema institucional o desequilibrios sociales, respondió que no tenía los elementos para hacer esa evaluación.

“El Ministro Dujovne dijo que si la gente no tiene pesos no puede comprar dólares. No sé si merece el premio Nóbel por ese análisis, pero la estrategia es elevar las tasas de interés para vaciar la plaza de pesos”. Agregó que es imposible para un empresario conseguir un crédito viable en este contexto para generar mayor actividad económica. “Le aconsejaría que no vayan a sacar un financiamiento porque las tasas están por las nubes”.

También señaló que esta situación está deteriorando la cadena de pagos en el país, se incrementó la morosidad bancaria y aumenta la cantidad de cheques “rebotados”.

Perspectivas 

En el salón del Centro de Empleados de Comercio, ante una cantidad de público que colmó las instalaciones, explicó que la próxima cosecha puede generar un alivio en el segundo trimestre del 2019. De acuerdo a los informes puede haber buenas perspectivas y si no se produce un hecho catastrófico se abre la posibilidad que el país tenga divisas genuinas.

También señaló que la continuidad de un dólar competitivo que oscile en los 37 pesos, abre buenas posibilidades para al sector exportador, porque las ventas de granos pueden tener un nivel de cambio favorable, pero, por el contrario, esto representa un problema para el sector interno como lo es la ganadería, que vende la mayoría de la producción en el mercado local al igual que los lácteos y derivados y cerdos. “Algunos supermercadistas de Córdoba me comentaron que hace meses que no ponen variedades de queso duro en góndola, porque no se venden”. Actualmente estos productos tienen un costo que oscila, según la calidad y tipo, entre 500 y 800 pesos el kilogramo, aunque los hay de mayor precio.

Préstamo

El FMI, para otorgar el crédito ha pedido lo mismo que cualquier acreedor que decidió prestar plata. Exigen el equilibrio de las cuentas internas y ordenamiento de las cuentas fiscales. Llegar a déficit cero.

Se acordó recibir en cuatro años 50 mil millones de dólares, con el compromiso de hacer ajustes durante ese período. Esto representaba que el año que viene teníamos que devolver 300 mil millones de pesos. Pero cuando se estaba discutiendo el presupuesto con los gobernadores, las autoridades nacionales suspendieron las conversaciones, viajaron a Estados Unidos y solicitaron al organismo financiero que adelante el envío de dinero para evitar riesgos. El Fondo contestó que esto podría ser, pero teníamos que devolver 600 mil millones de pesos en el 2019, como efectivamente quedó planteado. Adelantarán hasta marzo a nuestro país, entre 20 y 21 mil millones de dólares.

Al continuar las negociaciones con las provincia y alertados sobre esta realidad, se revolvió que esa diferencia –importante- se haga efectiva subiendo los impuestos para que los niveles de coparticipación no quedaran tan deteriorados. En consecuencia, se van a aumentar las retenciones, Impuesto a los Bienes Personales e Impuesto a las Ganancias.

Para cortar las pálidas de la disertación aseguró que, “gane quien gane el año que viene, se tiene que pagar, si no los argentinos, que somos primeros en todo, seríamos los primeros que fundiríamos al FMI”, lo que provocó la risa generalizada de la concurrencia.

Equilibrio

Otras de las cosas que va a corregir la recesión y un dólar competitivo es el equilibrio de la balanza de pagos. En los últimos tiempos importábamos más de lo que vendíamos al exterior. Después de las medidas que se tomaron en los últimos días esto se fue corrigiendo. En el último mes se pudo observar que estamos exportando más de lo que importamos y la balanza dio positiva.

Para Seggiaro el “rojo” de la mencionada balanza era responsabilidad de la Cuenta Servicio, que representaba para el Estado una erogación de 20 mil millones de dólares anuales, lo curioso era que, de esa cifra, 11 mil millones se iban del país en concepto de turismo. Eran los gastos que hacían los argentinos en dólares en el exterior. A criterio del profesional, esto representaba una barbaridad, ahora con el dólar caro ese drenaje se va a morigerar y disminuir al mínimo según los cálculos. “Un all inclusive en República Dominicana, era más barato que un hotel de Villa General Belgrano (Córdoba)”.

El dólar estancando que se mantuvo durante la gestión de Federico Sturzenegger, dañó la economía argentina, permitió que se inundara de productos importados nuestro país, la gente compraba en Chile a precios irrisorios y fue la época en que más se profundizó la “bicicleta financiera”. Esta última era la denominación que le dan los especuladores cuando ingresan dólares lo cambian a pesos, lo ponen a interés y cuando no le conviene más el negocio lo vuelven a cambiar por dólares y se van del país. En esa época ingresaron 30 mil millones dólares de capital especulativo. A modo de ejemplo, en Estados Unidos colocar dinero a plazo fijo representa un 2 % anual, mediante esa “bicicleta” en nuestro país compraban Lebac que le representaba un 15 a un 20 % anual en dólares. Después de esta etapa hubo una fuga importante de capitales.

Se debe conseguir que el dólar suba en el mismo porcentaje que lo hace la inflación, actualmente esto está totalmente desfasado.

Gastos e ingresos

La inflación rondará el 42 % y se recauda más a pesar de que se gasta menos, porque se devalúa nuestra moneda.

Los datos son significativos, el sector público tiene un 54 % de egresos que representan las prestaciones sociales. De esa franja un 50 % se paga en jubilaciones y pensiones y un 18 % los salarios del Estado, desde Macri hasta el último empleado público, hay en definitiva un 70 % de gasto público.

Futuro

El Producto Brito Interno (PBI) al que siempre se hace referencia está conformado por:

PBI= Consumo (1) + Inversión (2) + Gasto Público (3) + Exportaciones (4) – Importaciones.

Según el profesional, este cuadro a futuro será el siguiente: el Consumo, Inversión y Gasto Publico disminuirán por la recesión, las Exportaciones crecerán en forma lenta y las Importaciones se derrumban por la cotización del dólar.

Ingresos

También el profesional repasó los niveles de ingresos de los argentinos. Un sector en el pico de la pirámide 5% representa las personas que tiene ingresos que superan los 200 mil pesos, el 17% siguiente los que ganan más de 60 mil pesos.
En la base encontramos a un 17% que gana 18 mil pesos y un 33 % que tiene ingresos por debajo de los 18 mil pesos. Sumados estos dos últimos porcentajes, representa un 50% de la población. Por otra parte el INDEC publicó que para no ser pobre se necesitan algo más de 22 mil pesos al mes de octubre, en consecuencia tenemos la mitad de la población bajo la línea de pobreza. Después queda un 28% intermedio que gana desde 18 mil pesos hacia arriba pero menos de 60 mil pesos.

 

(*) Licenciado en Economía – UNC.Asesor Económico del Comité Ejecutivo Nacional de la Federación Agraria Argentina. Miembro de la Fundación Fortalecer (con subsidios del BID). Docente y Consultor privado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here