Victoria.- Juan Antonio Flores (34) está finalizando una nueva temporada en El Cerro y cuenta a Paralelo 32 algunos de los secretos de su pasión por las carreras pero también hace una valoración de su equipo conformado por sus hermanos, más mecánicos y amigos.

Desde hace algunos años es uno de los animadores de la categoría 150 B que desarrolla uno de los campeonatos en el circuito El Cerro. También está bien decir que desde hace algunos años, los hermanos Flores, Walter, Sebastián y Cristian, son protagonistas de las carreras en El Cerro.

Casi como un ritual, los días previos a una carrera –además de realizar sus actividades laborales- Juan o ‘Toño’ como lo llama su entorno, entre otras cosas, se dedica a seguir de cerca todos los preparativos para que su karting llegue en condiciones el día de la carrera y también buscar el apoyo económico necesario como cualquier piloto o deportista para poder garantizar estar en línea de largada de lo que más le apasiona.

Desde muy chico hizo deportes, principalmente fútbol, pero un día le llegó la posibilidad de subirse a un karting y empezar a conocer a fondo las cosas que hay que saber para tener bien en claro las diferentes situaciones a la que a veces expone la velocidad en un circuito, en medio de una competencia donde ganar posiciones es parte del juego, del éxito o la derrota.

Si bien tiene otras pasiones y actividades cuenta, “actualmente sólo estoy abocado al karting, por mi trabajo y cuestiones personales no dispongo de tiempo para hacer otros deportes, lo que hago sirve para complementar lo que después vivenciamos en las carreras, por los puntos”, comenta.

Y agrega también que empezó a tomar muy en serio la posibilidad de realizar la preparación física para acompañar a su parte conductiva, “me di cuenta que la parte física como en todo deporte es necesaria, si uno se prepara y entrena las cosas salen mejor, por eso mismo trato de hacer una parte aeróbica y realizar rutinas en el gimnasio donde experimenté cambios favorables al momento de aguantar una prueba arriba del karting”.

En este tipo de actividades el acompañamiento y el apoyo de la familia es fundamental porque como en cualquier deporte, los buenos momentos y los no tan buenos, siempre inciden en lo emocional, y el apoyo del entorno y del equipo es indispensable y con valoraciones bien diferentes para cada piloto, “He estado acompañando durante toda la temporada y desde hace más de seis años con el mismo equipo, en mecánica, Gustavo ‘Sojo’ Molina y mis hermanos Walter, Sebastián, Cristian y un gran amigo, Jorge Albornoz; todos ellos se ocupan de la puesta a punto del chasis y demás detalles para que después yo haga mi parte”.

Estamos terminando un año, una temporada de karting que fue bastante buena en general y me quedan palabras de agradecimiento, principalmente a mi familia, a mi novia que banca mis locuras y mi pasión por este deporte, a mi equipo y mis auspiciantes que me ayudaron todo el año y que gracias a ellos puedo hacer esto tan lindo y disfrutarlo con quienes más quiero”, destaca.

En cuanto a la cosecha de puntos y con el puntaje que dejó la novena fecha, Flores logró 108 puntos antes del último cómputo de la fecha coronación, donde exhibía la sexta posición dentro del campeonato de su categoría.

Si bien es un deporte individual que tiene una valoración individual; andar bien, lograr resultados favorables, depende de todo un respaldo y trabajo colectivo, transitar por un camino que a veces tiene dificultades que se superan solamente “si hay equipo”; en este caso hay equipo conformado por los cuatro inseparables hermanos Flores que cada fin de semana de carrera se los puede ver concentrados con la tensión a la que convoca cualquier competencia pero con el buen humor de siempre. Cuando Juan Antonio larga también lo hace el equipo completo, con el simple afán de estar, participar y sentir una pasión que conoce de esfuerzos compartidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here