A raíz de la pronunciada bajante que registra el río Paraná en las costas de la capital provincial, el intendente Adán Bahl brindó tranquilidad a los vecinos en relación a la situación del servicio.

Permanentemente la Municipalidad de Paraná desarrolla acciones para mantener la limpieza del canal. Este trabajo constante ha permitido que aún con el río en niveles inéditos, las bombas sigan captando agua cruda para su posterior potabilización.

“Estamos atravesando una situación inédita, que no ocurría hace muchísimos años. Hoy los niveles del río están sumamente bajos. Por eso, instamos a los vecinos a reducir el consumo domiciliario en todo lo posible y hacemos extensivo ese pedido a los comercios, industrias y establecimientos que utilizan el agua como insumo”.

En los próximos 60 días, culminarían los trabajos que tienen que ver con el traslado de la bomba que alimenta la planta de Av. Ramírez, que es la que al estar cerca de la costa tiene la mayor dificultad. Esta intervención va a permitir la independencia en términos de niveles del río, de los problemas que acarrean las bajantes, brindando una solución definitiva.

Por último, el intendente explicó que en el municipio se cuenta “con los mejores recursos técnicos, humanos y estratégicos al servicio de la solución. Permanente estamos trabajando para garantizar el agua en la ciudad. Seamos responsables y hagamos un uso consciente y solidario del recurso para que a nadie le falte el agua. Trabajando juntos, vamos a superar este desafío”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here